La revolución de la robótica móvil (I)

  • Inteligencia Artificial

Robot industrial

El concepto de robotización está cambiando con la llegada de nuevas tecnologías que permiten crear máquinas móviles capaces de desenvolverse en entornos dinámicos y en colaboración con los trabajadores humanos. La nueva robótica móvil proporciona soluciones prácticas y seguras para muchas industrias, desde la fabricación a la logística, la automoción o el mantenimiento de infraestructuras. En los próximos años este tipo de máquinas va a evolucionar con la introducción de nuevas tecnologías de sensores, inteligencia artificial y otras innovaciones que permitirán su uso en entornos muy variados.

Desde hace muchos años los robots se han encargado de muchos procesos en diferentes industrias, especialmente en la fabricación de productos de electrónica o automoción. Pero en los últimos años los proveedores de robots han modernizado sus productos con tecnologías que han dado lugar a nuevas categorías con gran potencial, como la de Robots Móviles Autónomos (AMR). El objetivo de estas máquinas es mejorar la eficiencia operativa, la sostenibilidad y la seguridad en entornos automatizados y altamente dinámicos, principalmente en empresas que trabajan con un gran volumen de activos.

La categoría AMR está diversificándose y trascendiendo las capacidades de los vehículos autónomos guiados (AGV), como las carretillas elevadoras y otros transportadores de mercancías, con una oferta que incluye soluciones más versátiles, capaces de realizar tareas complejas y de desenvolverse de forma autónoma en las instalaciones. Sobre la base de una plataforma móvil se instalan brazos robóticos multifunción, diferentes tipos de sensores y otros dispositivos capaces de realizar todo tipo de tareas, incluso en colaboración con los trabajadores humanos.

Los expertos de la Federación Internacional de Robótica (IFR) explican en uno de sus últimos informes sobre la industria que los AMR están cambiando la forma de trabajar en muchos sectores, y destacan una serie de casos de uso que van a expandirse mucho en los próximos años en sectores como la fabricación, la logística, la atención médica o el comercio minorista, entre otros.

-          Modelos de fabricación más flexibles: los fabricantes han modernizado sus robots móviles autónomos para habilitar modelos comerciales basados en una fabricación más flexible, permitiendo ajustar la producción a una demanda que cambia constantemente. Y ofrecen datos que sirven para mejorar el rendimiento de los procesos de forma individual, y a la vez para contar con una visión global de la producción en tiempo real.

-          Logística automatizada: en los últimos tiempos se ha producido un importante auge en la automatización de los almacenes y en las empresas de logística en general. Los AMR proporcionan soluciones para mover y clasificar automáticamente mercancías dentro de las instalaciones y también fuera de ellas. Ahora existen soluciones de hardware y software que permiten a esos robots identificar y manipular automática y correctamente los activos de formas no estándar, lo que ofrece una gran flexibilidad a las empresas. Y esto se está extendiendo a la entrega de última milla, donde están surgiendo servicios automatizados basados en drones y otros robots autónomos.

-          Una gran ayuda en el cuidado de la salud: a raíz de la pandemia muchos innovadores en el campo de la robótica se han esforzado por desarrollar máquinas capaces de satisfacer ciertas necesidades del sector sanitario, en apoyo a los profesionales de la salud. Ahora existen AMR capaces de realizar desinfecciones exhaustivas de superficies y salas completas, de suministrar ropa de cama, medicamentos y otros materiales. Este campo presenta muchas oportunidades de cara al futuro, y en los próximos años se verán nuevas soluciones que facilitarán la labor y mejorarán la seguridad de los profesionales sanitarios.

-          Nuevas aplicaciones en el comercio minorista: las últimas innovaciones en la robótica móvil han dado lugar a ciertas categorías de AMR enfocadas a facilitar el cumplimiento de pedidos, la gestión del inventario y la atención al cliente en el comercio minorista. Por ahora su adopción está progresando lentamente, pero se espera que en el futuro tanto los almacenes como los stands en los comercios sean gestionados por este tipo de máquinas. Y en ciertos segmentos se implementen robots dedicados especialmente a la atención y servicio al cliente. Por ahora estos son una mera curiosidad, pero su presencia irá haciéndose más habitual en las economías desarrolladas.

-          Robots móviles autónomos en espacios públicos: Siguiendo un enfoque similar al del comercio minorista, los robots móviles que atienden a las personas para facilitarles información y servicios encuentran su lugar idóneo en los espacios públicos, como aeropuertos, hoteles y centros comerciales. En los próximos años los AMR comenzarán a verse cada vez más en estos lugares, en forma de robots de información, de limpieza, de seguridad y de entrega de material para áreas como el servicio de habitaciones o las mesas de restaurantes.

 

 

Industria más conectada, eficiente y segura

Una de las características de los AMR que los expertos de la IFR ponen en valor es su capacidad para vincular partes de un proceso general que tradicionalmente estaban desconectadas. T proporcionando datos valiosos para tener una visión en tiempo real de cómo se desarrollan todos los procesos. Esto se traduce en una mayor eficiencia y menor desperdicio en las fábricas y almacenes, en una mejora de calidad y la seguridad en la producción y en la atención médica, y en una mayor capacidad de respuesta ante incidencias en muchos ámbitos.

Gracias a los AMR se pueden habilitar modelos comerciales en la fabricación y la logística que permiten a las empresas ser más rentables en condiciones de producción de poco volumen y más personalizada en función de la demanda. Además, estos robots mejoran las condiciones trabajo al asumir tareas pesadas, arriesgadas o tediosas, dejando espacio para que los profesionales se dediquen a funciones más especializadas o que aportan más valor.

Esto seguirá evolucionando con la llegada de nuevas tecnologías de hardware y software que aumentan el grado de autonomía, el conocimiento del entorno para una navegación más segura y precisa, la interoperabilidad con otros sistemas y la generación y el aprovechamiento de datos mediante tecnología de comunicaciones y plataformas de computación perimetral y de la nube. Asimismo, el desarrollo de nuevos materiales más ligeros, de estructuras y dispositivos mecánicos más robustos y polivalentes mejorará la agilidad y ligereza de las máquinas y ampliará sus capacidades y su adaptabilidad a nuevas funciones.

 

>>> Sigue leyendo... La revolución de la robótica móvil (II)