Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Siete disrupciones digitales que supondrán un reto para los CIO

  • Líderes digitales

directivo empresa

La computación cuántica, la nanotecnología, la inteligencia de enjambre o la traducción de idiomas en tiempo real son algunas de las siete tecnologías disruptivas para las que los CIO no están preparados actualmente. Según los expertos de Gartner, los responsables tecnológicos de las organizaciones deben prepararse para la llegada de estos nuevos avances, que podrían revolucionar el ecosistema digital de las organizaciones y de la sociedad en general en los próximos años.

Durante el reciente evento Gartner Symposium /ITxpo 2018, celebrado enter los días 14 y 18 de octubre, los analistas han explorado las próximas disrupciones digitales que impactarán en el ecosistema tecnológico empresarial en los próximos años. En general, Gartner destaca siete que considera tienen un gran potencial para la generación de nuevas empresas y modelos de negocio disruptivos. Según afirmó Daryl Plummer, vicepresidente y miembro de Gartner: “El desafío más grande que enfrentan las empresas y los proveedores de tecnología hoy en día es la interrupción digital. La naturaleza virtual de las disrupciones digitales hace que sean mucho más difíciles de manejar que las disrupciones anteriores provocadas por la tecnología. Los CIO deben trabajar con sus pares de negocios para prevenir la interrupción digital al convertirse en expertos en reconocer, priorizar y responder a los indicadores iniciales”.

Para dar una guía útil a los CIOs, los expertos de Gartner identificaron siete categorías principales de tecnologías disruptivas que podrían afectar a las empresas en su conjunto, o a las organizaciones de determinados sectores clave:

Computación cuántica

Este nuevo tipo de computación se basa en el estado cuántico de las partículas subatómicas, un campo absolutamente revolucionario para la informática que lleva años en desarrollo, y que podría materializarse dentro de poco tiempo en forma de una nueva generación de ordenadores. Mientras que la informática actual emplea bits basados en el código binario, que está compuesto por unos y ceros y solo ofrece dos variables, la cuántica emplea los denominados qubits, que pueden representar estas dos opciones o una superposición parcial de ambas a la vez, multiplicando las posibilidades. En términos generales, esto es lo que otorga nuevos niveles de velocidad y procesamiento paralelo a las computadoras cuánticas, multiplicando la cantidad posible de cálculos simultáneos.

Según Plummer: “Los científicos de datos de hoy, enfocados en el aprendizaje automático (ML), la inteligencia artificial (IA) y los datos y análisis, simplemente no pueden abordar algunos problemas difíciles y complejos debido a las limitaciones informáticas de las arquitecturas de computadoras clásicas. Algunos de estos problemas podrían llevar a los supercomputadores más rápidos de la actualidad meses o incluso años para ejecutar una serie de permutaciones, lo que hace que no sea posible intentarlo”. En cambio, como señaló Plummer: “Las computadoras cuánticas tienen el potencial de ejecutar grandes cantidades de cálculos en paralelo en segundos. Este potencial para la aceleración de cómputo, así como la capacidad para abordar problemas difíciles y complejos, es lo que está despertando tanto interés de los CEOs y CIOs en una variedad de industrias. Pero siempre debemos ser conscientes de la exageración que rodea al modelo de computación cuántica. El control de calidad es bueno para un conjunto específico de soluciones de problemas, no para toda la informática de propósito general”.

En cualquier caso, los responsables de las organizaciones que verdaderamente necesitan más capacidad de cómputo de la que ofrece la informática actual, deben plantearse que cambiar al modelo de computación cuántica supondrá una gran inversión y, sobre todo, requerirá de una formación muy específica para poder implementar y operar con éxito esta nueva tecnología.

Traducción de idiomas en tiempo real 

Este es uno de los grandes retos de la informática, sobre todo en el ecosistema digital global en el que la sociedad se ha adentrado en los últimos años. La tecnología de traducción en tiempo real promete grandes beneficios para la comunicación a todos los niveles. Aunque actualmente supone un gran desafío diseñar sistemas verdaderamente funcionales, numerosas organizaciones están invirtiendo mucho en desarrollar las tecnologías en las que se basa este concepto, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático aplicados al reconocimiento de lenguaje natural. Por ello, se espera que esta tecnología despunte en la próxima década, cambiando radicalmente la forma en que se comunicarán las personas y las empresas en todo el mundo.

La disrupción que provocará esta tecnología tiene un gran alcance y, aunque aún no exista como tal, y en el futuro no haga falta una formación específica para utilizarla, los expertos recomiendan a los CIOs que comiencen a prepara a su personal para utilizar los primeros desarrollos que se publiquen. De esta forma estarán más actualizados y podrán aprovechar al máximo el potencial de estas herramientas cuando lleguen al mercado. En palabras de Plummer: “para prepararse para esta disrupción, los CIO deben equipar a los empleados dedicados a trabajos internacionales con traductores experimentales en tiempo real para una comunicación piloto optimizada. Esto ayudará a establecer disciplinas multilingües para ayudar a los empleados a trabajar de manera más efectiva en todos los idiomas”.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Nanotecnología 

Por definición, la nanotecnología combina ciencia, ingeniería y tecnología para crear dispositivos ultraminiaturizados, con una escala que va desde 1 a 100 nanómetros. Esto se puede aplicar a multitud de campos como la electrónica de propósito general, a la tecnología biomédica o la ciencia de materiales, entre otros, y supondrá una verdadera revolución tecnológica a todos los niveles. Por ahora hay pocas tecnologías que se fabriquen a escalas tan pequeñas, por ejemplo las puertas lógicas que forman parte de la arquitectura de chips de memoria y procesadores, pero la verdadera nanotecnología contempla la creación de dispositivos de escala molecular.

Esto permitiría fabricar tecnologías propias de la ciencia ficción, como nuevos tipos de nanogeneradores de energía para placas solares, máquinas microscópicas capaces de llevar medicamentos a las células enfermas y todo tipo de dispositivos casi invisibles que llevarán la miniaturización de la tecnología a niveles nunca vistos. En opinión de Gartner: “la nanotecnología se está convirtiendo rápidamente en un concepto tan común como muchos otros y, aun así, su impacto en el mundo en general sigue siendo poco comprendido”. Para dar un ejemplo del alcance de esta revolución, Daryl Plummer señaló que: “cuando consideramos aplicaciones que comienzan a permitir cosas como la impresión 3D a escala nanométrica, es posible hacer avanzar el campo de la impresión de materiales orgánicos e, incluso, del tejido humano que se genera a partir de células madre individuales. La bioimpresión en 3D se ha mostrado como una promesa y la nanotecnología está ayudando a cumplirla”.

Inteligencia de enjambre 

La velocidad a la que se mueven actualmente las actividades de las empresas y organizaciones en general es vertiginosa, gracias al mayor aprovechamiento de los datos para tomar decisiones estratégicas con la máxima agilidad. Para hacer esto realidad se han evolucionado los sistemas TI dotándolos de inteligencia propia y un elevado grado de autonomía en su funcionamiento. Gracias a esto se puede manejar información proveniente de múltiples fuentes de forma simultánea, interpretándola para sacar conclusiones y tomar decisiones operativas a tiempo real. Estas soluciones TI ya superan la capacidad de los seres humanos para procesar información, y su evolución no cesa, pero son muy costosas y en poco tiempo podrían quedarse cortas, dado que cada año se generan y se deben manejar más y más datos.

Para enfrentarse a la constante y creciente avalancha de información, los expertos apuntan hacia lo que se conoce como inteligencia de enjambre, una tecnología más económica que las arquitecturas computacionales a hiperescala, y que podría hacerse cargo de esta tarea de una forma más eficiente. Según indica Gartner, este concepto se basa en el trabajo colectivo de sistemas descentralizados, autoorganizados, naturales o artificiales, que consistirá en pequeños elementos informáticos (hardware o software) capaces de coordinar sus esfuerzos para llevar a cabo tareas de forma colectiva. Este concepto de enjambre ofrece la ventaja de ser fácil y económico de replicar, lo que permite escalarlo verticalmente hacia arriba o hacia abajo con facilidad, adaptándose a las necesidades en cada momento. Aunque es una idea relativamente nueva, y está poco desarrollada por ahora, los expertos animan a los CIOs a explorar sus posibilidades, principalmente para los escenarios de negocio digital.

Interfaces hombre-máquina

Con la llegada de la inteligencia artificial, la robótica y otros tipos de automatismos, cada vez es más importante contar con una interface de comunicación entre los humanos y las máquinas. Este es un campo que está avanzando mucho en los últimos años, aunque todavía tiene que desarrollarse más para mejorar la interacción con la tecnología que va a mover el mundo en un futuro próximo. Según Gartner, la interface hombre-máquina (HMI) brinda a los proveedores de soluciones tecnológicas la ocasión de diferenciarse de la competencia, proporcionando experiencias innovadoras y multimodales a sus usuarios.

Los campos a los que se pueden aplicar este tipo de interfaces son todos aquellos en los que las personas necesitan interactuar con máquinas, independientemente de su grado de inteligencia o autonomía. Desde los exoesqueletos pensados para aplicaciones médicas, para trabajos pesados o para el ámbito militar a los controles de realidad virtual y aumentada, pasando por los sistemas pensados para personas discapacitadas, las interfaces hombre-maquina se están convirtiendo en un campo de desarrollo importante en el que los CIOs deben poner sus miras.

La consultora pone como ejemplo las ventajas que una buena interface puede proporcionar a las personas con discapacidades que recurren a la ayuda de máquinas, o que necesitan adaptaciones especiales para utilizar los servicios de empresas e instituciones públicas. Por ejemplo, las personas que sufren problemas de visión o audición, o que presentan limitaciones cognitivas o de movilidad. Un ejemplo de ello son los dispositivos portátiles de electromiografía (EMG), que emplean sensores para medir la actividad eléctrica del sistema nervioso muscular y traducirla a órdenes para interactuar con teléfonos móviles, ordenadores y otros dispositivos personales. En casos como este, es fundamental diseñar una interface hombre-máquina capaz de interpretar correctamente las señales a través de sus sensores, proporcionando una experiencia de uso satisfactoria para los usuarios.

Revolución de la distribución de software 

El mercado de distribución de software está cambiando, principalmente por los nuevos modelos basados en la nube. Los escaparates de venta ahora son diferentes y los proveedores de plataformas cloud están entendiendo que deben facilitar los procesos de compra para sus propios productos y para sus proveedores de software independiente (ISV). Ambos se están dando cuenta de que necesitan cambiar la forma de exponer sus productos para llegar a más público, y que deben cambar sus modelos para facilitar a sus socios y clientes la compra y la actualización de su software.

Según afirmó Plummer: “establecer un mercado propio o participar como proveedor en un mercado de terceros es una ruta al mercado que se está volviendo cada vez más popular. Los distribuidores y otras terceras partes también ven la oportunidad de crear ecosistemas sólidos (y bases de clientes) al tiempo que generan eficiencias para los socios y proveedores de servicios de tecnología”.

Desintermediación de teléfonos inteligentes

Actualmente, los smartphones son el centro de la vida digital de las personas, y se emplean para controlar otros muchos dispositivos personales y servicios digitales, pero se espera que en los próximos años ciertas tecnologías eliminen la necesidad de usarlos como intermediarios. Las principales son los asistentes personales virtuales (VPA), los nuevos relojes inteligentes y otros dispositivos portátiles como los wearables. En poco tiempo, estos aparatos estarán dotados no solo de su propio acceso a las redes de datos, sino que contarán con capacidad para funcionar y ser controlados sin necesidad de una aplicación móvil.

Esto cambiará radicalmente el papel del smartphone en la vida digital de las personas, y requerirá un nuevo enfoque por parte de las empresas que proporcionan aplicaciones y servicios relacionados con la tecnología móvil. Según opinan los expertos de Gartner: “los teléfonos inteligentes son, hoy en día, críticos para las conexiones y el consumo de medios. Sin embargo, con el tiempo se harán menos visibles a medida que permanecen en los bolsillos y mochilas. En su lugar, los consumidores usarán una combinación de entrada de voz y tecnologías VPA y otros dispositivos portátiles para navegar en una tienda o espacio público, como un aeropuerto o estadio, sin caminar por la calle con los ojos pegados a la pantalla de un smartphone”. Además, señalan que los CIOs y los líderes de TI de las empresas deben situar las tecnologías emergentes y las nuevas formas de interactuar con ellas en el centro de su estrategia digital en los próximos años, invirtiendo en investigar y probar nuevas soluciones. Este es el camino correcto a seguir para mejorar la eficacia de sus trabajadores, aumentar la seguridad, mejorar la experiencia de los clientes e incrementar la satisfacción de sus empleados.