Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La inteligencia artificial impulsará la cadena de suministro global

  • Negocios

contenedores

A medida que avanza la digitalización en las diferentes industrias, la propia cadena de suministro está implementando nuevas innovaciones digitales para ser más efectivos, tanto a nivel de tecnología como de servicios. Los expertos prevén que estos avances generarán un mercado de 4.600 millones de dólares en 2023, impulsado por la aplicación de la inteligencia artificial y otras tecnologías de vanguardia.

El mercado de tecnología está creciendo de forma muy sólida y seguirá haciéndolo en los próximos cinco años, al menos así lo indica el último estudio de ABI Research, en el que se pronostica que lo hará a una tasa de crecimiento interanual compuesta (CAGR) del 11%, alcanzando los 440.000 millones de dólares en 2023. Esto se debe a la progresiva digitalización que se está dando en diferentes industrias, que está fomentando la innovación y el desarrollo de tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, Blockchain, IoT, la robótica, la analítica avanzada, la realidad aumentada o el software, entre otras.

Y todos estos avances también están llegando a la propia cadena de suministro global, cuyos integrantes están buscando nuevas formas de mejorar su capacidad de entrega, ser más eficientes y reducir sus costes operativos. Según la investigación de ABI Research, mediante la adopción combinada de nuevos servicios y tecnologías, la cadena de suministro generará un mercado de 4.600 millones de dólares en 2023. Esto incluirá las inversiones de proveedores, fabricantes, minoristas y proveedores de servicios logísticos (LPS), que están esforzándose por construir una nueva cadena de suministro global digitalizada, altamente automatizada y con estrategias mejor adaptadas a las nuevas necesidades del mercado.

Según afirmó Nick Finill, analista senior de ABI Research, “Los operadores de la cadena de suministro deben encontrar formas innovadoras de cumplir con los tres principios fundamentales de una estrategia exitosa: visibilidad, inteligencia y eficiencia. Las tecnologías como la robótica, blockchain, IoT, realidad aumentada y especialmente la inteligencia artificial (AI) son vitales para los operadores de cadenas de suministro que desean seguir siendo competitivos en el mercado complejo, global y centrado en el cliente de hoy”.

ABI Research destaca que la inteligencia artificial será la principal fuerza impulsora que promoverá la transformación digital de la cadena de suministro global, ya que ofrece a todos sus integrantes una mejor forma de prever la demanda, optimizar la planificación, reducir los riesgos, transportar productos y atender a los clientes, entre otras ventajas. Esto se debe a que facilita la automatización y la toma de decisiones mejor informadas, haciendo que la producción, la distribución y el comercio minorista trabajen más coordinados.

Asimismo, destaca que el comercio electrónico está impulsando nuevas formas de entender la digitalización en toda la cadena de suministro. Los expertos destacan que la automatización de los almacenes y la digitalización de las operaciones de entrega al cliente final serán las áreas donde se concentrará el mayor gasto tecnológico. Y aquí entrarán en juego tecnologías como la IA y la robótica. Y señalan que están empezando a crecer las iniciativas de economía compartida en la cadena de suministro, que llevan a las empresas a compartir recursos para el transporte y el almacenamiento de mercancías, lo que permite enfrentarse mejor a las posibles interrupciones del negocio.

Como dijo Finill, “La cadena de suministro generalmente está preparada para la interrupción, pero también es un ecosistema sumamente complejo y crucial. Las partes interesadas de la cadena de suministro, por lo tanto, enfrentan el desafío de adoptar tecnologías de la manera correcta y a un ritmo rápido, pero sin dañar sus propias operaciones de cadena de suministro y perder clientes en el proceso”.