Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La videoconferencia empresarial se pasa a las salas USB

  • Negocios

Tixeo videoconferencia

Con la llegada de los nuevos sistemas digitales que facilitan la colaboración a través de Internet, los viejos sistemas de videoconferencia están dando paso a las salas de vídeo USB, mejor adaptadas a la realidad de las empresas digitalizadas. Según un estudio reciente el mercado de videoconferencia se está revitalizando gracias a este segmento, que en los últimos tres años ha ganado terreno a las salas tradicionales.

La transformación digital de las empresas abarca diferentes campos, y uno de los más importantes para incrementar la productividad es el de las herramientas colaborativas. Según el último informe presentado por Synergy Research, el mercado de videoconferencia y colaboración crecerá hasta alcanzar un valor de más de 6.000 millones de dólares en 2019, con incrementos que abarcan tanto las aplicaciones colaborativas como los nuevos sistemas de videoconferencia digital. Entre 2015 y 2017 el gasto en esta última tecnología se mantuvo más o menos estable, pero a partir de 2018 comenzó una tendencia hacia el crecimiento, que continuará al menos durante este año.

Buena parte de este cambio se debe a la introducción de las salas de videoconferencia USB, que ya son una competencia fuerte para las tradicionales salas de códec único, pero también al crecimiento sostenido de este segmento. Este estudio muestra que los dos grandes de la industria, Cisco y Polycom, mantienen su liderazgo frente a su competencia gracias a sus sistemas tradicionales de códec único. Pero el tercer puesto actualmente es para Logitech, que trabaja principalmente con salas de vídeo USB. Y que, junto con otras firmas del sector dedicadas a este segmento, está registrando el mayor índice de crecimiento.

Este cambio tecnológico se puede apreciar al ver cómo la balanza entre estos dos modelos de videoconferencia está comenzando a invertirse. Mientras que en 2016 las salas USB sólo abarcaban el 6% del total del mercado, en el tercer trimestre de 2018 subieron hasta el 20%. Mientras tanto, las salas de códecs tradicionales pasaron de acaparar el 90% del total del mercado en 2016 al 70% en el tercer trimestre de 2018. Aunque el mayor gasto se va hacia las salas tradicionales, que continúan creciendo, la tendencia al crecimiento de los sistemas de salas USB también continuará en el futuro, apoyados por el aumento de las modalidades VaaS (Video as a Service) sustentadas en la nube. Estas modalidades de servicio ofrecen numerosas ventajas para las empresas, sobre todo de cara a montar salas de videoconferencia de pequeño tamaño y alta utilización, para las que no necesitan invertir grandes sumas, y que se están convirtiendo en un gran aliado para las empresas digitalizadas, que apuestan por modelos de trabajo colaborativo.

Según dijo Jeremy Duke, fundador y analista jefe de Synergy Research Group, “Los mayores benefactores del auge de USB son los proveedores que ofrecen cámaras de conferencia USB y servicios de video basados en la nube, también conocido como Video como un Servicio (VaaS). Estas tecnologías están permitiendo importantes oportunidades de crecimiento para proveedores como Logitech, Aver, Yamaha, Zoom, BlueJeans, Cisco WebEx, Microsoft Teams y LogMeIn. Los nuevos participantes, como Plantronics, también se están uniendo a la batalla”.