Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La resistencia al cambio frena la transformación digital de las empresas españolas

  • Negocios

directivo empresa

Esta cuestión está cada vez más en boca de los CEO españoles, que ven cómo la transformación digital de sus organizaciones está frenándose porque existe una cultura interna de resistencia al cambio. Y las estimaciones que barajan son que este problema afecta actualmente al 90% de las compañías españolas, algo que los CEO deben abordar para alcanzar el éxito.

Durante un reciente encuentro de los principales directivos del sector asegurador español, los CEO hablaron sobre los retos a los que se enfrentan actualmente para modernizar sus organizaciones a través de la transformación digital. Según la mayoría de indicadores, los objetivos de digitalización de las empresas españolas son más ambiciosos que los de otros países, pero el proceso está desarrollándose más lentamente de los deseado.

En concreto, se calcula que el 90% de las empresas de nuestro país fallan en este aspecto, a pesar de que este proceso es fundamental para adaptarse a los nuevos tiempos y seguir siendo competitivos. De hecho, los expertos afirman que el 20% de los empleos actuales se automatizarán en los próximos 20 años, y el 70% de los niños de hoy trabajarán en profesiones que aún están por inventar.

Esta modernización se va a acelerar, y los CEO deben ser los catalizadores de este proceso, liderando los esfuerzos de transformación digital y generando un cambio en la cultura de la empresa. Para ello, deben lograr un mayor compromiso de los empleados, para que puedan adaptarse mediante estrategias como la formación, la creación de equipos de trabajo colaborativo que sean más transversales y multidisciplinares.

Esto es tarea complicada, debido a la percepción negativa que tienen muchos empleados de las herramientas digitales, a la falta de capacitación para trabajar con las nuevas tecnologías y a las dificultades que impone trabajar con infraestructuras TI heredadas, en combinación con las tecnologías emergentes en la empresa.

Al mismo tiempo, es necesario que las organizaciones rompan con las viejas mentalidades cortoplacistas en cuestiones tecnológicas, apostando por la innovación con vistas hacia el futuro, en vez de centrarse solo en obtener beneficios rápidamente. Esto es fundamental, dado que muchas de estas nuevas tecnologías tienen un largo recorrido e implicaciones en diversas áreas, y en muchos casos proporcionan más beneficios en cuestiones menos tangibles, y en combinación con otros avances futuros.

Ante estos problemas, los aspectos calves para lograr el éxito, según los expertos, son el cambio de cultura empresarial, el compromiso con los trabajadores de cara al futuro y la apuesta por fomentar y retener el talento interno, cuestiones en las que los CEO deben trabajar desde el centro de la organización.