Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las empresas recurren a servicios de terceros para mantener su TI operativa

  • Negocios

software_codigo

A medida que los sistemas informáticos envejecen y que las organizaciones tratan de avanzar en la transformación digital se hace más necesario contar con el apoyo de terceras partes que ayuden a mantener los sistemas operativos en marcha. Un reciente informe revela que las empresas se enfrentan a retos cada vez mayores para acometer el proceso de digitalización, para lo que recurren cada vez más a terceras partes que les permiten obtener el soporte que necesitan.

Los sistemas operativos y equipos tecnológicos que utiliza las organizaciones están sometidos a un constante envejecimiento, y a partir de un cierto punto dejan de tener el soporte de sus desarrolladores o fabricantes. Por ello, para mantener los sistemas en marcha y enfrentarse a los retos que supone la transformación digital, las empresas recurren cada vez más a terceras partes. Estas empresas externas ayudan a los clientes a mantener en funcionamiento los equipos y aplicaciones heredadas mientras avanzan en el proceso de digitalización.

Un reciente informe elaborado por Nucleus Research muestra que los CIOs se enfrentan a numerosos desafíos para mantener el funcionamiento de sus sistemas operativos mientras desarrollan sus iniciativas de transformación digital. En opinión de Rebecca Wettemann, analista de esta firma de investigación, los proveedores de software están ofreciendo incentivos interesantes para que los clientes actualicen sus sistemas heredados a nuevas aplicaciones en la nube. Pero este cambio requiere importantes inversiones financieras y de recursos, además de que genera riesgos de interrupciones potenciales en los sistemas, por lo que los clientes prefieren buscar otras opciones.

Y una de las principales es recurrir a empresas externas que les ofrezcan soporte técnico y de otros tipos mientras abordan la transformación digital al ritmo que le permiten sus recursos. De esta forma reducen su dependencia de los proveedores de software y pueden continuar utilizando sistemas antiguos. Además, eliminan el problema de que su infraestructura TI, en la que han invertido mucho capital, no sea compatible con las nuevas versiones del sistema operativo o las aplicaciones de terceros.

Según la investigación de Nucleus, las empresas que pasan del mantenimiento de licencias de su proveedor de software empresarial al soporte de terceras partes generalmente logran reducir su gasto anual en soporte a la mitad. Y en muchos casos se puede ahorrar también entre un 10% y un 15% en el tiempo que invierte el personal de TI en evaluar los sistemas y aplicar parches de seguridad para resolver problemas.

Por otro lado, al prescindir de las restricciones impuestas por los desarrolladores originales del software empresarial, las organizaciones que optan por un soporte de terceros logran recuperar el control de su estrategia de TI y decidir cómo de rápido seguirán la hoja de ruta dictada por el proveedor de software empresarial. En palabras de Wettemann, “Las empresas querían obtener el control del ciclo de vida de sus aplicaciones y los planes de migración a la nube sin verse limitados por los plazos definidos por el proveedor”.

Añadió que estas compañías “Querían reducir tanto el riesgo de interrupción del negocio como el riesgo de que se mudaran a una nueva solución que no estaba probada, o que no era la más adecuada para su negocio. En general, querían preparar el futuro de su estrategia de aplicación y definir una hoja de ruta para el cambio continuo que se basara en las necesidades del negocio, no en el camino (a veces impredecible) de los proveedores dominantes”.