Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La Comisión Europea pone a Google bajo la lupa

  • Negocios

Google

En la última semana las autoridades europeas han recibido una serie de reclamaciones sobre la forma en que Google trata y utiliza los datos que recopila. Por ello, la Comisión Europea ha decidido estudiar a fondo este tema para regular mejor las actividades del gigante de las búsquedas, cuyos tentáculos se extienden por la nube, los dispositivos móviles y muchos otros entornos digitales usados por las personas, las empresas y las administraciones públicas.

Hasta hace poco Facebook estaba en el punto de mira de todas las autoridades, debido a su implicación en numerosos casos de robo de información y uso fraudulento de los datos para manipular la opinión pública de cara a proceso electorales y otras cuestiones peliagudas. Pero ahora parece que le ha tocado el turno a Google, una de las grandes multinacionales norteamericanas con más influencia en el ámbito europeo.

Su presencia y su poder en la región es enorme, ya que, por un lado, su buscador es el líder indiscutible en la región, los teléfonos móviles Android son la norma y la base de clientes de sus servicios en la nube está creciendo con solidez. Todo ello le está permitiendo recopilar ingentes cantidades de datos sobre los usos y costumbres de los ciudadanos, y sobre la operativa de las empresas y las administraciones públicas, información que podría estar teniendo un tratamiento inadecuado e, incluso, con un sesgo específico para beneficiar las actividades mercantiles de la compañía.

Así lo afirman sus competidores en la región, que hace escasos días presentaron una reclamación ante las autoridades europeas para que se vigile cómo está usando Google los datos recopilados para favorecer de forma deshonesta su sistema de comparación de precios (CSS) con respecto a la competencia. Estas alegaciones provinieron de otras plataformas asentadas en la región, como la de Axel Springer, Idealo, aunque otras 40 más se sumaron a la reclamación.

Este es solo otro caso más en la lista de reclamaciones presentadas para minar el creciente poder del gigante de Internet en Europa, y ya se ha logrado una respuesta por parte de la Comisión Europea, al menos en principio. Según acaban de dar a conocer, las autoridades van a llevar a cabo una investigación sobre la recopilación y el uso de datos que está realizando Google en Europa, y ha insinuado que la UE tiene más medidas preparadas para regular con más firmeza las actividades la empresa.

De hecho, la investigación preliminar ya está en marcha, poniendo el foco en las supuestas prácticas anticompetitivas de la compañía en la región, que ya le han valido multas por valor de 8 billones de euros en los últimos años. Este proceso, según han dado a conocer las autoridades, no se limita al mencionado sistema de comparación de precios, sino que abarcará muchas otras actividades de Google, incluidos los servicios de búsqueda, la publicidad online, los servicios de ubicación, de inicio de sesión y la navegación web.

Esto va a generar polémica en los próximos meses y, a pesar de que se centra en esta empresa en concreto, cabe esperar que la Comisión Europea comience a aplicar políticas similares a otras empresas tecnológicas, como podría ser AWS, y como ya está haciendo con Microsoft, que ha tenido que modificar las condiciones de los contratos públicos con las administraciones públicas para adecuarse a los requerimientos de ls leyes actuales de protección de datos.