Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las ventas de ordenadores descienden bruscamente durante el primer trimestre

  • Negocios

ordenador, portatil, pc

Tras la gran oleada de actualizaciones de ordenadores del año pasado, la industria preveía que las ventas de equipos de sobremesa y portátiles serían más bajas este año, pero el primer trimestre ha sido peor de lo imaginable. Las cifras preliminares de IDC muestran que en los tres primeros meses de 2020 el mercado bajó un 9,8%, un descenso que los expertos atribuyen a los efectos del COVID-19.

El año pasado las empresas, los gobiernos y los consumidores se apresuraron a actualizar los ordenadores debido que en enero Microsoft daba por terminado el soporte para Windows 7. Esto impulsó las ventas de equipos de sobremesa, portátiles y estaciones de trabajo, dando un respiro a un sector que el año anterior no estaba viviendo sus mejores momentos. Tras esta etapa de bonanza 2020 se presentaba como un año menos positivo para el mercado, pero las cifras parecen ser peores de lo que habían anticipado los analistas.

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

Los datos preliminares presentados por IDC indican que el mercado de ordenadores descendió un 9,8% año a año en el primer trimestre de 2020, llegando a unos 53.200 millones de dólares. Según los expertos, esta caída responde a los efectos negativos que está causando la pandemia, algo que seguirá afectando a la industria en los próximos meses. La capacidad de producción de los fabricantes ha comenzado a sentir el impacto del coronavirus a partir de febrero, y ya en marzo están teniendo problemas para reanudar sus operaciones a un ritmo normal, debido a las medidas de contención del virus en los países donde se encuentran las fábricas.

Al mismo tiempo, la demanda ha aumentado en estos tres meses, precisamente por la necesidad de muchos trabajadores de actualizar sus equipos para trabajar desde casa, y por un repunte en la demanda de ordenadores para juegos. Como dijo Jitesh Ubrani gerente de investigación para rastreadores de dispositivos móviles de IDC, “aunque el suministro de nuevos PC fue algo limitado durante el trimestre, algunos vendedores y minoristas pudieron mantenerse al día con la demanda adicional, ya que la amenaza de un aumento de las tarifas el año pasado llevó a un cierto aumento del inventario a finales de 2019”.

Aunque apuntó que “este aumento en la demanda puede ser de corta duración ya que muchos temen que lo peor está por venir y esto podría llevar a que los consumidores y las empresas reduzcan el gasto en los próximos meses”. Pero, según creen los analistas de IDC, es posible que se produzcan consecuencias positivas a largo plazo, una vez que pase lo peor de la crisis. En palabras de Linn Huang, vicepresidente de investigación de IDC, “las empresas que una vez mantuvieron principalmente a sus usuarios en el campus tendrán que invertir en infraestructura remota, al menos, para fines de continuidad. Los consumidores atrapados en casa han tenido que aceptar lo importante que es mantener la tecnología actualizada. Esto debería proporcionar un viento de cola constante y de largo alcance para los mercados de PC y monitores, entre otras categorías”.