La incertidumbre económica tendrá un gran impacto en la industria tecnológica

  • Negocios

Tecnología_innovación

La crisis energética, el deterioro de la economía y los conflictos geopolíticos están afectando seriamente a muchos sectores, y el tecnológico deberá enfrentar grandes dificultades en los próximos años, en gran parte por su dependencia de la energía. Para superar estos desafíos será necesario replantear el uso de recursos en muchas industrias, lo que tendrá un gran impacto en mercados como el de las telecomunicaciones, la automoción, la seguridad o el hogar digital, entre otros.

En los últimos dos años han confluido varios factores que han generado un panorama de incertidumbre económica y política que están generando vientos en contra para muchos mercados tecnológicos. La pandemia ha dado paso a los conflictos geopolíticos y comerciales, el rápido aumento de la inflación y las elevadas tasas de interés. A esto se está sumando la escasez de alimentos y energía, un problema que está agravándose a medida que evoluciona la digitalización de la sociedad y los diferentes sectores económicos.

Los analistas de ABI Research han publicado un artículo en el que comparten algunas de las principales preocupaciones sobre cómo afectará la crisis energética y económica a los principales mercados tecnológicos en el futuro. Especialmente a las telecomunicaciones móviles, la industria automovilística, la ciberseguridad y el progreso del hogar inteligente, aunque su impacto se dejará sentir en casi todos los mercados vinculados a la tecnología.

Las principales conclusiones de sus investigaciones incluyen que las empresas incrementarán su dependencia de las redes celulares, especialmente de 5G, debido al aumento del costo de la energía. En el ámbito de la industria de automoción esperan un aplanamiento del mercado como consecuencia de la consolidación de la cadena de suministro y de la reducción de opciones de vehículos.

Por otro lado, la escasez mundial de chips tendrá un impacto constante en la seguridad digital, las tecnologías de pago, el mercado de semiconductores y de muchos tipos de hardware. Finalmente, los expertos destacan que los constantes parones en la producción de las fábricas de China seguirán frenando la innovación en dispositivos domésticos inteligentes y condicionarán los movimientos de los proveedores de tecnologías para estos entornos.

En sus conclusiones, Stuart Carlaw, director de investigación de ABI Research, comenta que “debemos prestar atención a una de las lecciones comerciales más importantes aprendidas durante 2020”. En su opinión, esta es que la tecnología no será una víctima de la incertidumbre, sino una herramienta para lograr superarla. Además, considera que las empresas que inviertan e implementen tecnologías de forma inteligente serán las más fuertes y las mejor preparadas para afrontar los desafíos en el futuro, sirviendo como ejemplo para el resto.