Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Se avecinan grandes cambios en el campo de los recursos humanos

  • Puesto de trabajo

Persona_trabajador

Los departamentos de RRHH están siendo puestos a prueba a raíz de las medidas de contención impuestas por la pandemia, ya que las organizaciones están cambiando radicalmente su forma de trabajar. Se han visto obligadas a implementar nuevas estrategias como el teletrabajo, lo que está introduciendo grandes cambios en su operativa, y los responsables de recursos humanos se enfrentan a retos sin precedentes para adaptarse a la nueva realidad tecnológica y organizativa.

A medida que los países más afectados por la pandemia van relajando las medidas de contención, muchas empresas están recuperando su capacidad para trabajar, pero no está claro cuándo se recuperará el empleo perdido en este tiempo cuando llegue la denominada “nueva normalidad” ni el verdadero alcance de los cambios que se han ido produciendo a medida que las empresas han modificado su forma de trabajar durante el confinamiento.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Según los expertos, hay muchas probabilidades de que ciertas estrategias en torno a los empleos, los puestos de trabajo remoto y las estrategias laborales se mantengan e, incluso, que se produzcan más cambios operativos en los que se refiere a los recursos humanos. Esto ya está comenzando a verse en ciertos lugares, donde los líderes de RRHH están experimentando dificultades para adaptarse a la nueva realidad de las operaciones en su departamento.

Como señalan los expertos en un reciente informe publicado por Futurum Research, el CDOVID-19 está impulsando una oleada de profundos cambios en las operaciones de RRHH, y aún quedan muchos cambios por venir. Lo más complicado es que los cambios más disruptivos están dándose con una gran rapidez, como es el caso del trabajo remoto. Antes de la pandemia se preveía un avance moderadamente lento de las estrategias de teletrabajo, pero a causa del confinamiento todo esto se ha acelerado, y los departamentos de recursos humanos deben lidiar con la nueva realidad no presencial de muchos de los empleados, con las complicaciones que esto conlleva.

Y aquí se abre un campo en el que solo tienen experiencia, y generalmente muy limitada, las empresas más innovadoras en cuanto a la organización de las tareas y de los puestos de trabajo del futuro. Porque el hecho de que los trabajadores estén fuera de las instalaciones introduce mucha complejidad para el control de los flujos de trabajo. Pero también tiene otras consecuencias que está directamente vinculadas con labores propias de los departamentos de RRHH, como son fomentar y mantener la vinculación de los trabajadores con la organización, a través de una mejor experiencia del empleado, entre otros factores.

Y no se puede desdeñar la complejidad de administrar todos los recursos necesarios para que las estrategias de teletrabajo se desarrollen adecuadamente, algo que depende de la generación a la que pertenece cada grupo de edad en la plantilla, así como de sus conocimientos y experiencia. Al mismo tiempo, se espera que la incipiente recesión económica impacte directamente en el mercado laboral, y probablemente muchos trabajadores no recuperarán su puesto de trabajo, mientras que otros lo perderán en el futuro a causa de la crisis.

Todos estos factores van a incidir profundamente en la operativa de los departamentos de recursos humanos, y los expertos recomiendan a los líderes de las organizaciones que se involucren más con estos departamentos para aclarar estrategias y trazar planes de forma conjunta. Al mismo tiempo, los líderes de RRHH deben adaptarse lo más rápido posible a esta cambiante situación para comprender las necesidades de la organización de cara a organizar el trabajo. Y también para ser capaces de rediseñar la estructura organizativa a nivel de personal, lo que también implica velar por el bienestar de los trabajadores para retener el talento.