Aumenta la demanda de hardware con seguridad integrada

  • Seguridad

seguridad hardware

En el último año la seguridad integrada por hardware ha cobrado importancia por la explosión del teletrabajo, las interacciones mediante tecnología contactless y el uso de nuevas tecnologías médicas. Estas aplicaciones han impulsado la demanda de ciertas categorías de hardware con seguridad embebida, logrando compensar la pérdida de pedidos del sector industrial y de la industria de móviles.

Recomendados: 

Dermofarm cuida de su correo electrónico con Barracuda y Sothis Leer 

Asegurando la calidad del dato con Data Quality Leer 

La ciberseguridad es un factor cada vez más importante para las personas, las empresas y los organismos públicos, y a raíz de la pandemia han surgido nuevos entornos en los que se debía garantizar más que nunca la protección de los datos y la veracidad de la identidad. Por ejemplo, en el teletrabajo, mediante ordenadores personales con sistemas de seguridad por hardware, y también en el sector sanitario y el comercio minorista, donde se manejan datos personales altamente confidenciales, que deben estar a salvo de intrusiones.

Según los expertos de ABI Research, estos tres segmentos han sido responsables de que el mercado de hardware con seguridad integrada (Secure Embedded Hardware) haya logrado capear el temporal de la crisis generada por la pandemia. Porque la gran demanda de dispositivos para estos usos ha compensado la fuerte caída de ventas que tradicionalmente proviene del sector industrial y de los fabricantes de dispositivos móviles. Así, el año pasado el mercado general ha crecido, y los expertos creen que continuará haciéndolo con más fuerza aún en los próximos cinco años, alcanzando un valor estimado en 5.600 millones de dólares para el año 2025.

Como explica Michela Menting, directora de investigación de seguridad digital de ABI Research”, los retrasos en la fabricación, la menor demanda de los consumidores y la reducción de los presupuestos de I+D para automóviles y teléfonos han afectado a la demanda de hardware integrado a corto plazo”. Pero considera que estos problemas no van a prolongarse en el tiempo, ya que nuevas industrias están entrando en el mercado de seguridad integrada por hardware.

Afirma que “la demanda industrial, incluidos los servicios públicos, la fabricación, las ciudades inteligentes y los edificios inteligentes, continuará buscando factores de forma de hardware seguros y rentables para garantizar la confianza en las aplicaciones de IoT, así como para garantizar el cumplimiento de las regulaciones y estándares de seguridad física, seguridad nacional y privacidad”.

Además, la fuerte demanda que se ha producido par la autentificación digital en entornos de trabajo remoto, en los servicios de atención sanitaria y en el pago contactless en el comercio minorista no es algo completamente pasajero. Por el contrario, se espera que estos segmentos alcancen un cierto grado de consolidación en los próximos años, entrando a formar parte de los clientes habituales de la industria.

Eso sí, los segmentos clave seguirán siendo la industria, la fabricación, la cadena de suministro y otros ámbitos del comercio minorista, que contribuirán al crecimiento general del mercado, estimado en una CAGR del 12% entre 2020 y 2025. Menting termina su informe diciendo que en este tiempo “el soporte de los proveedores de servicios y software a través de las capacidades de gestión de acceso, autenticación e identidad digital será fundamental para la adopción generalizada de la seguridad integrada por hardware.