La identificación biométrica gana peso en el ecosistema de pagos móviles

  • Negocios

pago movil

Durante los próximos cinco años se va a acelerar la expansión de los sistemas de pago móvil mediante identificación biométrica, a medida que los consumidores incrementen el uso del comercio electrónico y de las formas de pago sin contacto. Como resultado, los expertos esperan que para 2025 la biometría se utilizará para validar transacciones por valor de más de 3 trillones de dólares, un crecimiento explosivo desde 2020.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer 

El año pasado las transacciones autentificadas mediante tecnología biométrica sumaron 404.000 millones de dólares en todo el mundo, después de un año de crecimiento superior a lo previsto. Esto se debió a que los consumidores comenzaron a usar estas tecnologías de forma más masiva como respuesta a las restricciones del coronavirus, una tendencia que va a progresar de forma explosiva en los próximos cinco años.

Según el último análisis del mercado realizado por Juniper Research, esta tecnología va a extenderse a gran velocidad, y el volumen de pagos móviles con identificación biométrica crecerá un 650% hasta 2025, para cuando podría superar los 3 trillones de dólares. Estos sistemas biométricos se basan en diferentes tecnologías, como la identificación de huellas dactilares, iris, voz y rostros, y esta última está ganando peso gracias a que ciertas plataformas están apostando por esta fórmula para la identificación inequívoca, especialmente en los pagos a través de dispositivos móviles.

Los responsables de este informe explican que este gran crecimiento va a verse impulsado por el uso creciente de las plataformas de pago OEM, como Apple Pay o Samsung Pay, entre otras, tanto para los pagos remotos como en las tiendas físicas, donde se están expandiendo los métodos de autentificación biométrica. Por ello, recomiendan a las aplicaciones que integran métodos de pago que no pierdan de vista las capacidades que se están desarrollando en torno a estas tecnologías y desarrollen una experiencia de usuario más fluida aprovechando las ventajas que ofrecen estas tecnologías.

Por otro lado, Juniper Research destaca que, aunque las capacidades biométricas estarán presentes en el 95% de los smartphones para el año 2025, solo el 35% de estos terminales se utilizarán para realizar pagos biométricos en plataformas de comercio electrónico. Esto se debe a que muchos consumidores y comercios siguen optando por los sistemas de pago, más o menos tradicionales, basados en tarjetas, y se requerirán esfuerzos importantes para llevar a cabo la transición hacia los sistemas más seguros, basados en la biometría.

Como explica Susan Morrow, coautora de esta investigación, “si bien la biometría es ahora una parte establecida del ecosistema, las aplicaciones de pagos y comercio electrónico no han seguido el ritmo de la innovación. Los comerciantes deben adoptar capacidades biométricas rápidamente y educar a los usuarios para proteger mejor un mercado de comercio electrónico cada vez más masivo”.

Además, esta investigación revela que los pagos móviles sin contacto son uno de los principales impulsores del aumento en el uso de datos biométricos. De hecho, el número de transacciones móviles sin contacto aseguradas mediante identificación biométrica podrían aumentar un 520% entre 2020 y 2025. Aunque su éxito se enfrenta a la competencia de las tarjetas contactless convencionales, que no requieren identificación y resultan muy cómodas para los compradores. Por ello, los expertos recomiendan a los proveedores de pagos que centren su estrategia para los próximos años en fomentar el uso de monederos digitales, donde la biometría se está expandiendo rápidamente.