CryoMind promete digitalizar la mente humana y conservarla para la posteridad

  • Software y Apps

CryoMind

Una startup europea acaba de lanzar CryoMind, una tecnología capaz de digitalizar los patrones neurales de una persona y conservarlos para el futuro, una innovadora forma de pasar a la posteridad en formato digital. Basado en el concepto de mind uploading, este sistema registra las ondas cerebrales en forma de datos que después se almacenan en un lugar seguro para poder reproducir la personalidad de un individuo, una vez que los avances tecnológicos lo permitan.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

La interconexión
omnipresente
 Leer 

El sueño de la vida eterna persigue al ser humano desde la antigüedad, y con la ciencia ficción ha adquirido diversas formas. Una de ellas se basa en el concepto de mind uploading, que afirma que el cerebro humano se puede transformar en información digital para, hipotéticamente, almacenar la personalidad, recuerdos y experiencia de una persona. Posteriormente, estos datos podrían emular el pensamiento del humano original en una suerte de reencarnación digital, ya sea en otro cuerpo o dentro de una máquina capaz de reproducir los patrones mentales originales.

Según la Fundación para la Preservación del Cerebro, “todas nuestras teorías actuales sobre la mente humana son computacionales e implican que funcionamos como un programa  y, en principio, podemos ser copiados y tener muchas emulaciones funcionando simultáneamente”. Esto está animando a muchos investigadores a buscar formas de entender mejor cómo funciona el cerebro humano para desarrollar sistemas e interfaces neurales basadas en la tecnología digital.

La startup europea CryoMind se ha basado en esta idea para desarrollar un sistema que recibe el mismo nombre, y que ofrece un servicios de digitalización y almacenamiento del cerebro de una persona. Esta compañía, compuesta por científicos e ingenieros, ha creado una tecnología capaz de registrar los datos cerebrales empleando un dispositivo EEG (electroencefalograma) desarrollado por la empresa Emotiv, asociada a este proyecto. 

Los creadores de CryoMind afirman que “el cerebro humano contiene casi 90.000 millones de neuronas, cada una de ellas conectada con miles de otras neuronas, creando una enorme red de impulsos químicos y eléctricos. Esta gigantesca danza eléctrica da como resultado ondas cerebrales que podemos medir mediante un electroencefalograma (EEG) y que son únicas, pues no hay dos personas en el mundo con patrones de EEG completamente idénticos”.

Una vez extraída la información, esta se guarda en una instalación de almacenamiento a largo plazo, construida a 250 metros de profundidad en el permafrost de las montañas árticas. Así aseguran que permanecería a salvo para la posteridad, a la espera de que se desarrolle una tecnología capaz de reproducir la mente humana. Y afirman que seguiría estando disponible durante los próximos mil años, incluso si la compañía desaparece en el futuro, una de las cuestiones más preocupantes que siempre ha perseguido siempre a las empresas que han trabajado en la criogenización.