Crisis de talento en los servicios de auditoría interna de TI

  • Software y Apps

Persona_trabajador

Auditar los entornos de TI es cada vez más desafiante por la introducción de nuevas tecnologías empresariales, para las que es necesario contar con personal cualificado. La crisis de talento se está agravando en el sector, y los responsables de auditoría interna tienen cada vez más dificultades para encontrar profesionales con conocimientos en áreas como la analítica avanzada o la ciberseguridad.

Recomendados: 

La transformación del trabajo: el empleado conectado Webinar

Videoconferencias en el lugar de trabajo moderno Leer 

Las organizaciones están modernizando sus entornos TI con nuevas tecnologías que añaden una gran complejidad, y se requiere personal cualificado para trabajar con ellas. Lo mismo sucede con la auditoría interna de TI, para lo que se necesitan herramientas de analítica avanzadas y profesionales con habilidades no tradicionales, y cada vez escasea más. Según una encuesta realizada el año pasado por la consultora Gartner, en la que entrevistaron a 166 líderes de auditoría, dos de las principales preocupaciones de los auditores en 2022 serán la escasez de talento especializado y la ciberseguridad.

En su informe, Leslee McKnight, directora de investigación de Auditoría y Riesgo en Gartner, comenta que “los líderes de auditoría continúan experimentando brechas de habilidades en sus departamentos y buscan activamente llenar esas brechas con talento especializado que tenga habilidades en ciencia de datos, TI y cibernética”. Alerta de que cada vez es más difícil encontrar personal con estas capacidades, ya que otros muchos departamentos también buscan profesionales con este tipo de perfiles, lo que en 2022 complicará la labor de la auditoría interna.

Según su investigación, el 57% de los directores ejecutivos de auditoría identificaba que atraer talento con habilidades no tradicionales será importante o muy importante para ellos. Para un 56% el principal desafío estará en capturar talento especializado en analítica avanzada, y el 53% también se mostraba preocupado por la falta de seguridad cibernética y por las prácticas de auditoría de TI. Otras preocupaciones destacables están en la capacidad para ofrecer garantías sobre los proyectos de transformación críticos y por la dificultad para evaluar adecuadamente el riesgo de terceros.

McKnight explica que “un mercado laboral activo y las crecientes demandas de los auditores significan que muchos líderes de auditoría están luchando por retener el personal que tienen. Más de un tercio de los líderes de auditoría informan que el talento de alto rendimiento está dejando su organización”. Además, muchos líderes de auditoría reconocen tener una menor confianza en la capacidad de su equipo para auditar las áreas en evolución, como la ciberseguridad, las consideraciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG), el riesgo de talento en la organización en general y el aumento del uso de tecnología y análisis de datos en el departamento.

En el contexto actual la tecnología se está convirtiendo en un doble desafío para el campo de la auditoría, tanto por la innovación en el propio departamento como por proporcionar una cobertura de riesgos adecuada. Casi la mitad de los líderes en este campo creen que su equipo no está preparado para adoptar soluciones de analítica más avanzadas, y casi una cuarta parte considera que su departamento no está logrando el ROI esperado de la automatización robótica de procesos (RPA). Y un tercio de los encuestados tiene poca confianza en su capacidad para proporcionar las necesarias garantías sobre ciberseguridad en sus prácticas de auditoría de TI.

En opinión de McKnight, “esta aprensión de la auditoría en torno a la tecnología llega en un momento en que el 60% de los departamentos de auditoría planean aumentar el gasto en tecnología de auditoría este año. La dificultad para atraer las habilidades adecuadas para auditar, mientras que la necesidad de reforzar la cobertura de riesgos tecnológicos y perseguir los esfuerzos de transformación digital departamentales está creando una tormenta perfecta en torno a estas capacidades en demanda”.