La industria farmacéutica aumenta la inversión en transformación digital

  • Transformación Digital

farmacia

A raíz de la pandemia las empresas del sector farmacéutico se han dado cuenta de que deben avanzar más rápidamente en la transformación digital, adoptando nuevas tecnologías que permitan acelerar la investigación y el desarrollo de fármacos. Fruto de ello, se espera que en la próxima década la industria gaste 4.500 millones de dólares en digitalización, abarcando tanto la automatización de las fábricas de medicamentos como la inteligencia artificial y la analítica de datos aplicadas a la investigación.

Recomendados: 

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer

La salud en la era post-digital Leer

¿Cuál será el futuro de la asistencia sanitaria? Leer 

En medio de la vorágine de la pandemia, las empresas del sector farmacéutico se han volcado en el desarrollo de fármacos para combatir la enfermedad COVID-19 y en una vacuna para prevenirla. En este proceso las tecnologías digitales han tenido un papel clave, ayudando a unificar y procesar la información sobre la enfermedad proveniente del sector de la salud. Y también acelerando la analítica y el procesamiento de datos de los experimentos, lo que ha permitido lanzar vacunas solo un año después de declararse la pandemia.

Esto ha generado un nuevo impulso transformador en la industria, cuyas empresas se han dado cuenta de la imperiosa necesidad de avanzar en la digitalización para hacer frente a los retos del futuro, en una sociedad cada vez más conectada y vinculada a las nuevas tecnologías. Así, el concepto de Pharma 4.0 se va afianzando, como ya lo hizo en su momento el de Industria 4.0, y según los expertos el gasto en transformación digital de la industria crecerá rápidamente en la próxima década, a medida que las farmacéuticas sigan buscando soluciones más inteligentes y eficientes.

Según un informe publicado recientemente por la firma de investigación ABI Research, especializada en mercados tecnológicos, las empresas farmacéuticas elevarán rápidamente el gasto en transformación digital, sumando 4.500 millones de dólares en la próxima década. Y el gasto en analítica de datos aumentará a una CAGR del 27%, sumando 1.200 millones de dólares para el año 2030, gracias a la creciente necesidad de las empresas farmacéuticas de mejorar la productividad, acelerando la investigación.

En este proceso de transformación digital será vital el cambio hacia los modelos de fabricación inteligente, que son la mejor forma de aumentar la producción garantizando la calidad del producto final. Pero, como explica Michael Larner, analista principal industrial y de fabricación de ABI Research, “los ingredientes farmacéuticos activos son susceptibles a cambios en su entorno inmediato. El lote debe desecharse si el estado de los ingredientes o la formulación se sale de los parámetros aceptados”. Por ello, afirma que “los fabricantes deberán invertir en análisis para ayudar a desarrollar gemelos digitales de sus operaciones, para que puedan preparar sus líneas de producción para la fabricación continua”.

Además, las viejas estrategias basadas en la recopilación y el almacenamiento de datos en soporte de papel es responsable de que se produzcan errores en la línea de producción, ya sean de origen humano o como consecuencia de fallas en los procesos administrativos. Frente a esto, las herramientas digitales de nueva generación proporcionan mucha más fiabilidad y la posibilidad de monitorizar en todo momento los datos.

ABI Research destaca que actual la predominancia del papel es una muestra del gran trabajo que todavía queda por hacer en la industria en materia de digitalización, y los expertos de ABI Research presentan un modelo de madurez digital en cinco etapas, que describe tanto el progreso logrado hasta ahora como los siguientes pasos a seguir por las empresas de la industria para optimizar sus operaciones.

En este sentido, Larner afirma que "actualmente, los fabricantes de productos farmacéuticos se encuentran en la ‘Etapa 2’, ya que tienen una fábrica moderna, pero carecen de previsión y luchan por ajustar la producción. O en la Etapa 3, donde han comenzado a implementar la transformación digital, pero carecen de experiencia en reconfigurar las líneas de producción”. Y opina que, de cara a la próxima década, muchas empresas actualizarán sus instalaciones actuales o construirán nuevos sitios siguiendo para adoptar modelos operativos totalmente digitalizados, lo que consideran parte de la ‘Etapa 4’. Y algunas irán más allá, construyendo instalaciones completamente automatizadas, sin trabajadores humanos, lo que en ABI Research consideran como la ‘Etapa 5’.