La industria de petróleo y gas acelera la transformación digital

  • Transformación Digital

petroleo energia

Durante la próxima década la industria del petróleo y el gas se enfrentará a numerosas amenazas, tanto operativas como comerciales, que pondrán en riesgo la supervivencia de algunos importantes modelos de negocio. Para abordar estos retos las empresas del sector van a acelerar la transformación digital, en busca de nuevas formas de ser más eficientes y sostenibles, y también para involucrarse en la generación de energías renovables.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

El avance de los vehículos eléctricos es inexorable, y poco a poco las fuentes de energía renovable irán sustituyendo a los combustibles fósiles como principal generador de electricidad para el transporte terrestre y para muchas industrias. Aunque por ahora nadie se atreve a hacer un pronóstico de cuándo la humanidad dejará de depender del petróleo y el gas para mover el mundo, las empresas de la industria perciben que esta década será muy desafiante.

Para hacer frente a los retos comerciales y operativos, y prepararse para el futuro, la industria está acelerando su digitalización para ser más eficiente y sostenible. Los analistas de ABI Research pronostican que para el año 2030 las empresas de petróleo y gas habrán gastado 15.000 millones de dólares en tecnologías relacionadas con la transformación digital. Esto les permitirá, por ejemplo, monitorizar el estado de los acueductos en tiempo real y controlar de forma remota la producción y el suministro. También anticipar mejor las fluctuaciones del mercado para lanzar planes de acción para ser más sostenibles, y prepararse para entrar en la producción de energías renovables en el futuro.

Como explica Michael Larner, analista principal de industria y fabricación en ABI Research, “la seguridad y la protección son las principales prioridades para los operadores de petróleo y gas. El análisis de datos junto con las plataformas de IoT se han vuelto esenciales para identificar problemas con anticipación, como la degradación de las tuberías, el rendimiento de la boca de pozo y la contaminación de las antorchas de gas. Sin embargo, la seguridad de la red se está convirtiendo cada vez más en una preocupación tanto para la alta dirección como para los gobiernos”.

Como ejemplo cita los problemas causados por el ciberataque al Oleoducto Colonial, que han puesto de relieve el hecho de que, independientemente de lo que se gasten las empresas en proteger las redes y los activos, no es posible lograr un 100% de seguridad, ya que los atacantes son capaces de aprovechar cualquier pequeño error. Los expertos prevén que las empresas de la industria aumentarán la inversión en servicios de seguridad a una CAGR del 8,1% hasta 2030, para cuando el gasto anual alcanzará unos 640 millones de dólares.

Otra gran partida de gasto estará destinada a los dispositivos IoT y a las plataformas de aplicaciones, que para 2030 podría superar los 5.000 millones de dólares. A esto acompañará un aumento progresivo de la inversión en análisis de datos, que se acercará a los 2.000 millones para final de este período. Esto alimentará a un ecosistema de proveedores de tecnología especializados, que ayudarán a las empresas del sector a ir superando los desafíos que surgirán en estos años.

Larner concluye su informe diciendo que “el papel de la tecnología está evolucionando desde ayudar a las empresas de petróleo y gas a monitorear sus operaciones grandes, complejas y peligrosas hasta ayudarlas a optimizar sus instalaciones para manejar la volatilidad en sus entornos operativos”.