Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Carrefour apuesta por la trazabilidad basada en blockchain para el pescado fresco

  • Blockchain

Merluza_Carrefour_Blockchain

Los supermercados Carrefour dan un paso más en la utilización de las cadenas de bloques en la industria alimentaria, aplicando esta tecnología para mejorar la trazabilidad de la merluza de pincho que venden en sus establecimientos. Ahora, los clientes pueden conocer toda la información relativa a la pesca, transporte y manipulación de este pescado, desde el mar a la mesa.

Las posibilidades de blockchain en la industria de la alimentación son muy variadas, y una de las que mejor acogida está teniendo la mejora de la trazabilidad de los alimentos. Tras un proyecto exitoso para usar esta tecnología en los pollos camperos, la empresa de supermercados Carrefour ha lanzado una nueva iniciativa para usar las cadenas de bloques en la trazabilidad de sus merluzas de pincho “Calidad y Origen”.

Gracias a este proyecto, los clientes podrán conocer toda la información sobre cada uno de estos pescados, que se pescan mediante técnicas de palangre o caña y que están disponibles en los establecimientos Carrefour en 24 horas. La información abarca todas las etapas de pesca, transformación y distribución, desde el mar hasta la pescadería, garantizando los máximos estándares de seguridad alimentaria y que los consumidores puedan conocer cada detalle del proceso, saber exactamente lo que están comprando.

Gracias a Blockchain se puede ofrecer una cadena de información completa, segura y transparente, que muestra dónde y qué barco ha pescado cada merluza, quién y en qué condiciones ha llevado a cabo su transporte y su manipulación, apostando por una forma de almacenamiento y transmisión de la información garantizada y totalmente transparente para los consumidores.

Según Jorge Ybarra Loring, director comercial de alimentación de Carrefour España, “El desarrollo de este producto nos confirma nuevamente como referentes en el uso del blockchain alimentario, ya que es la primera vez que se emplea esta tecnología para garantizar la trazabilidad del pescado fresco”. Añadió que “La utilización de esta tecnología nos permite la garantía total de nuestros productos con total transparencia y con ello, seguir avanzando en nuestra ambición de liderar la transición alimentaria para todos”. Gracias a esta iniciativa, los consumidores pueden obtener toda la información sobre cada pescado, escaneando un código QR con su smartphone, que les da acceso a todos los datos de cada merluza “Calidad y Origen”.

Este proyecto se ha desarrollado conjuntamente con el grupo Puerto Celeiro, integrado por u conjunto de empresas con el objetivo de mejorar la competitividad de la industria pesquera local. Entre ellas está Novamar, proveedor de la merluza de pincho de Carrefour, con 20 años de experiencia. Según ha informado la compañía, el centro de distribución del grupo Puerto Celeiro ofrece una capacidad máxima de descarga, subasta y manipulación de hasta 75 toneladas diarias, gracias a lo cual se encuentra entre los principales grupos pesqueros del país, obteniendo el pescado de los puertos de Celeiro, Burela y Cedeira.

Como comentó JEsus Lourido, gerente de Puerto Celeiro, “El compromiso mutuo en la cadena de valor a través de sistemas basados en la innovación y la transparencia como es el blockchain, acercan el producto y el distribuidor a la sociedad y abrazan la sostenibilidad como único camino de futuro”. Por su parte, Fernando Bouza, gerente de Novamar, “El blockchain aplicado a la merluza de Celeiro por Carrefour supondrá el acercamiento total entre barco y distribuidor final. Transparencia, fiabilidad y total información al consumidor”.

El plan de Carrefour es comenzar con la merluza de pincho, para después trasladar la trazabilidad basada en Blockchain a otros productos de la línea “Calidad y Origen”, proporcionando a los clientes un grado máximo de confianza en los productos de la marca. Esto supone un ejemplo de cómo la transformación digital puede seguir caminos acertados dentro de la industria alimentaria, ayudando tanto a la mejora de la gestión dentro de la empresa como a ganar la confianza de los clientes en la fiabilidad de los productos frescos de calidad.