Surgen nuevos problemas en la iniciativa europea Gaia-X

  • Cloud

Gaia 2

El proyecto Gaia-X, que pretende crear un ecosistema europeo de la nube que garantice la soberanía sobre los datos, se enfrenta a nuevas dificultades que ponen en riesgo su viabilidad. Recientemente ha salido a la luz que se están produciendo una serie de luchas internas entre sus miembros y que la estructura burocrática está lastrando su progreso. Además, acaba de perder como miembro a otro proveedor de la nube de la región.

Recomendados: 

Cloud: en busca de la agilidad Encuesta

Conectando y entendiendo a la empresa sin fronteras Webinar

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer

Europa lleva tiempo queriendo materializar el sueño de recuperar la soberanía de los datos en la nube, y con este fin nació en 2019 la iniciativa Gaia-X. Se trata de una agrupación de personas de diferentes empresas, instituciones de investigación, asociaciones, administraciones públicas y políticas cuya misión es “crear un ecosistema digital abierto, transparente y seguro, donde los datos y servicios pueden estar disponibles, recopilados y compartidos en un ambiente de confianza”.

Se trata de construir una plataforma de nube europea compuesta por los diferentes proveedores cloud de la región, que proporcione estándares de interoperabilidad para garantizar la máxima privacidad y soberanía sobre los datos. Con ello se pretende crear una alternativa a los gigantes de la nube norteamericanos, que tienen una estrategia de negocio que muchas veces no respeta las regulaciones y costumbres europeas.

La idea es muy interesante, y desde su creación ha ido avanzando hasta reunir el apoyo de 1.800 participantes de 350 instituciones, pero ahora un artículo en un periódico Politico desvela problemas importantes en la organización. Sus autores afirman que la iniciativa se enfrenta a numerosas luchas internas entre sus miembros corporativos, a desacuerdos generales de importancia y a una estructura burocrática que está retrasando la toma de decisiones. Incluso afirman que algún representante de la industria ha calificado el proyecto como un desastre.

En esta noticia citan declaraciones de varios de sus miembros, por ejemplo, Yann Lechelle, director ejecutivo del proveedor francés de nube Scaleway, quien ha dicho que “es poco probable que se logre la intención pura de Gaia-X”. Además, su compañía ha anunciado que no renovará su membresía en esta iniciativa. Otros miembros señalan que hay demasiadas voces discordantes que tratan de hacerse oír, y que es muy difícil alcanzar un consenso entre todos. Hay quienes tienen un enfoque poco ambicioso y quienes abogan verdaderamente por alcanzar la soberanía de datos, pero desde muy diversos enfoques.

En cualquier caso, el trabajo sigue en marcha, y en la web del proyecto es posible acceder a diferentes publicaciones, fruto del trabajo conjunto de sus integrantes en los últimos dos años. Y se ha expandido con la llegada de muchos nuevos miembros, aunque los propios responsables de la organización de Gaia-X reconocen que no estaban preparados para alcanzar esta escala. Su CEO, Francesco Bonfiglio, comenta que “la organización interna de Gaia-X posiblemente no fue diseñada para gestionar tal crecimiento”. Y dice que en sus orígenes era “más simple ágil e independiente”.