Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El ecosistema relacionado con la nube continúa su tendencia de crecimiento

  • Infraestructura

Cloud negocio

Desde su popularización en 2017, el mercado relacionado con la infraestructura y los servicios en la nube ha crecido sin parar, y en 2018 los ingresos de los operadores y proveedores cloud han aumentado un 32% interanual, superando los 250.000 millones de dólares. Esto da una muestra de cómo el ecosistema de la nube está evolucionando hasta convertirse en uno de los pilares de las estrategias digitales en las organizaciones de casi todos los sectores.

El mercado de la infraestructura y los servicios afincados en la nube comenzó su andadura entre 2014 y 2016, cuando empezó a alcanzar el suficiente volumen para considerarse como un sector con verdaderas posibilidades de futuro. En aquel entonces, el gasto en servicios en la nube superó al de las inversiones en hardware y software destinado a las nubes públicas y privadas, y durante 2017 y 2018 esta brecha no ha dejado de ampliarse.

Según muestran los datos del último informe del sector elaborado por Synergy Research Group, en 2018 los ingresos de los operadores y proveedores de infraestructura y servicios en la nube han crecido un 32% con respecto a 2017, superando los 250.000 millones de dólares, un verdadero hito histórico. En este crecimiento ha destacado la subida del 50% en los servicios de IaaS y PaaS, pero otros segmentos también han registrado importantes incrementos. Los siguientes han sido el software de administración de nube híbrida (41%), SaaS empresarial e infraestructura de nube pública (30%) y los servicios de alojamiento de infraestructura de nube privada (29%).

En palabras de John Dinsdale, analista jefe y director de investigación de Synergy Research Group: “La nube comenzó a generalizarse en el período 2014-2016 y etiquetamos 2017 como el año en que la nube se convirtió en la nueva normalidad. En 2018, la nube comenzó a dominar el gasto en TI en algunas áreas, absorbiendo oportunidades potenciales de crecimiento para tecnologías y servicios que no son de nube”. Añadió que: “Las tecnologías en la nube ahora están generando ingresos masivos tanto para los proveedores de servicios en la nube como para los proveedores de tecnología, y nuestras últimas previsiones muestran que, si bien las tasas de crecimiento del mercado inevitablemente se erosionarán debido a la gran magnitud de las cifras, el mercado general se duplicará en menos de cuatro años".

Los analistas de esta firma de investigación señalan que el gasto conjunto de los mercados de servicios en la nube son los que más rápido están creciendo, a pesar de haberse registrado un repunte del gasto en infraestructura en la nube. E indican que, en todo el ecosistema relacionado con la nube, las compañías que más han triunfado en el mercado en 2018 han sido Microsoft, AWS, Dell EMC a IBM. Los siguientes en el ranking han sido Salesforce, Cisco, HPE, Adobe y VMware, y entre estas nueve compañías han logrado acaparar más de la mitad de todos los ingresos relacionados con la nube.

Por otro lado, el gasto en hardware y software empleado para construir infraestructura en la nube superó los 100.000 millones de dólares, destacando el mayor crecimiento de del gasto en la nube pública. En esto ha ayudado mucho el crecimiento de las inversiones realizadas por los proveedores de servicios en la nube, que les han ayudado a generar más de 150.000 millones de dólares en ingresos por servicios de IaaS, PaaS, servicios de nube privada alojados y SaaS para empresas.

Por su parte, el software de gestión de nube híbrida aún se mantiene en niveles muy inferiores a los de otras categorías de productos vinculados a la nube, pero está convirtiéndose poco a poco en un área vital para los nuevos modelos de infraestructura en las empresas, y los expertos opinan que continuará creciendo a buen ritmo en los próximos años, a medida que crezca la adopción de modelos de infraestructura TI híbrida.