Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El desarrollo de interfaces hombre-máquina es imparable

  • Infraestructura

SOAR Inteligencia Machine Robot

La automatización y la inteligencia artificial están cada vez más presentes en el ámbito tecnológico y en los negocios, dando lugar a nuevas formas de trabajar y de tratar con los clientes. Esto, a su vez, esta impulsando el desarrollo de las interfaces hombre-máquina, imprescindibles para entenderse con estas tecnologías de forma correcta, y su mercado va a crecer hasta alcanzar un valor de 11.000 millones de dólares en 2024.

Gracias a los sistemas de automatización las organizaciones están logrando incrementar su productividad, liberando a sus trabajadores de tareas repetitivas que consumen mucho tiempo para centrarse en generar más valor en sus respectivos departamentos. Y esta automatización abarca diferentes ámbitos, desde los trabajos administrativos y burocráticos hasta la producción y el contacto con los clientes. En esto intervienen diversas tecnologías como la inteligencia artificial, el machine learning, la robótica y la analítica avanzada, que permiten a las máquinas desempeñar sus funciones de forma cada vez más autónoma. 

Pero la automatización y la IA requieren de una interacción con las personas, para lo que hace falta una interfaz que permita a las maquinas de comprender las instrucciones y requerimientos de las personas, y para que estas puedan trabajar en armonía con la tecnología. Esta necesidad está dando fuerza al mercado de las interfaces hombre-máquina, para el que se estima un crecimiento anual del 12,5% (CAGR) en el período 2016-2024. Para entonces se prevé que alcance un valor todtal de unos 11.000 millones de dólares, muy superior a los 3.900 millones registrados en 2015.

Estas cifras corresponden al análisis realizado por la consultora Transparency Market Research, que en su ultimo informe destaca los importantes cambios que se están produciendo en este sector. En su opinión, este mercado se caracteriza por una importante competencia entre las principales marcas, que están invirtiendo con fuerza para lograr una mayor consolidación. Estas son Schneider Electric SE, ABB Ltd., Eaton Corp., Rockwell Automation Inc. y Siemens Electric AG, que acaparan por sí solas el 45% del mercado global de interfaces hombre-máquina.

Uno de los campos en los que se espera un mayor esfuerzo de estas compañías es en la integración de la infraestructura con las nuevas tecnologías, para reforzar su posición global. Y también en el desarrollo de sistemas de gama alta que les permitan consolidarse en el mercado. Por otro lado, los analistas indican que estas soluciones están adquiriendo una gran presencia en la industria dedicada al ensamblaje, en general, donde las empresas están consiguiendo reducir sustancialmente sus costes operativos y están aumentando su eficiencia.

Y en este sentido las nuevas tecnologías IoT destinadas a la industria 4.0, junto con las tendencias hacia la automatización que se están dando en los gobiernos y en sectores como el petróleo, el gas, el embalaje y la fabricación contribuirán a la rápida expansión del mercado de interface hombre-máquina. La rápida industrialización que se está dando en determinados países será la mayor fuerza impulsora de este crecimiento, especialmente en la región de Asia Pacífico, que para 2024 tendrá una participación del 22% en el mercado global.

Aunque existen ciertas barreras que podrían empañar estas buenas perspectivas, como son los elevados costes de instalación, mantenimiento y reparación de las interfaces hombre-máquina, algo que ha frenado su avance en varias regiones del globo, ya que incide de forma destacada en los planes de negocio de las industrias emergentes, que podrían ser las más proclives a apostar por las nuevas tecnologías de automatización. Este es un aspecto en el que la industria deberá trabajar durante los próximos años si se quiere llevar la automatización inteligente a nuevos campos e industrias, que por ahora consideran esta tecnología inaccesible.