Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La atención médica avanzará en la interacción hombre-máquina

  • Gestión del dato

doctor, medicina, salud, sanidad

El sector de la salud está contemplando nuevas formas de aplicar las tecnologías inteligentes y la automatización, y una de las áreas en los que se prevé una mayor penetración es en la atención sanitaria. En este sentido, Accenture destaca tres tendencias que tendrán mucha relevancia en cuanto a la interacción hombre-máquina en este campo.

La automatización y las tecnologías inteligentes prometen grandes mejoras en multitud de áreas, agilizando los procesos y eliminando tareas repetitivas que poco a poco pasarán a ser competencia de las máquinas. Muchos sectores están identificando cada vez más casos de uso en los que los sistemas inteligentes pueden aportarles ventajas y, concretamente, el de la salud tiene en su hoja de ruta grandes avances en este sentido. En los últimos meses, tras diferentes cumbres y eventos que reunieron a miles de expertos de la industria sanitaria, los profesionales han puesto de relieve la gran importancia que tendrán estas nuevas tecnologías en el avance de su sector.

Los temas más importantes que se han tratado son, primero, la aceptación del valor que las tecnologías digitales pueden aportar al sector sanitario, especialmente en las aplicaciones orientadas al paciente. Por otro lado, se ha reconocido la urgencia que existe por adoptar soluciones digitales para acelerar la investigación médica, así como para mejorar la colaboración en proyectos comunes, ampliar la diversidad y la participación en ensayos clínicos.

En toda esta evolución, los expertos opinan que la inteligencia artificial será una de las tecnologías troncales, pero aún existe mucha controversia en torno a cómo se debe regular el funcionamiento y el alcance de los sistemas de IA que trabajan con datos personales y muy confidenciales de los pacientes. Las principales preocupaciones giran en torno a cómo se manejan datos tan sensibles como los historiales médicos o la información sobre patologías y tratamientos, sobre la toma de decisiones relacionadas con esta información y sobre la importancia que tiene la transparencia.

Tras estos eventos, los expertos de Accenture han extrapolado tres tendencias que tendrán un gran impacto, especialmente en el área de la interacción hombre-máquina, impulsando la innovación vinculada al sector de la salud:

Crecimiento de los dispositivos inteligentes, objetos y productos: se producirá un crecimiento de la categoría de dispositivos de salud conectados, que emplearán tecnologías de monitorización de pacientes y se servirán de los smartphones y las aplicaciones móviles para controlar el estado físico de las personas en tratamiento. También indican que crecerán la adopción de sistemas innovadores como los espejos inteligentes, que detectarán cambios en las condiciones de la piel o los ojos, y una nueva generación de píldoras digitales que servirán para monitorizar el consumo y aplicar tratamientos farmacéuticos.

Nuevas formas de interacción con los dispositivos: Crecerá el uso de los chatbots inteligentes, los avatares digitales, las interfaces táctiles y los sistemas de control gestual de dispositivos. Con ello se intentará mejorar la participación digital de los usuarios que tienen dificultades para utilizar los dispositivos móviles.

La IA como base: Los expertos afirman que se desarrollarán nuevas formas de inteligencia artificial colaborativa que tratarán de cerrar las brechas entre las personas y las máquinas, mejorando la interacción a diferentes niveles.

Según los analistas de Accenture, la combinación de estos tres frentes de evolución logrará mejorar el trabajo en la atención sanitaria, y que proporcionará gran cantidad de datos que se podrán utilizar para potenciar la investigación médica y farmacéutica. Por ello, pronostican que el valor potencial de las diez principales aplicaciones de la inteligencia artificial en este campo podría alcanzar un valor de 150.000 millones de dólares en 2026.