Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Se puede transformar un coche convencional en inteligente con seguridad

  • Infraestructura

coche movil

Esta es la conclusión a la que ha llegado el especialista en seguridad Kaspersky Lab, que ha realizado un estudio para conocer la seguridad de los dispositivos que se usan para transformar un coche convencional en inteligente. Sus hallazgos muestran que las interfaces que permiten conocer el estado real del vehículo e interactuar con el son lo suficientemente seguras, por lo que no suponen un riesgo para la conducción.

La tecnología de coches los “conectados” engloba multitud de funciones y un registro de muchos datos del funcionamiento de los vehículos, que después se utilizan para proporcionar servicios al conductor. Los especialistas de Kaspersky Lab han dedicado tiempo a estudiar las cuestiones relativas a la seguridad cibernética en estos nuevos vehículos dotados de más “inteligencia” y conectividad, y en un estudio más reciente se han enfocado en los dispositivos que se usan para convertir un coche normal en uno inteligente.

Concretamente, han analizado interfaces o dongle OBD para acceder a la información electrónica del vehículo, sistemas de monitorización de presión y temperatura de los neumáticos, sistemas de alarma, rastreadores GPS y cámaras controladas por aplicaciones. La premisa de este análisis era que “cuanto más inteligente sea el dispositivo, mayores serán las posibilidades de que se produzcan problemas de seguridad”. Pero los resultados del estudio han sorprendido a los especialistas, ya que, en sus propias palabras, estos sistemas “demostraron ser bastante seguros, sin vulnerabilidades importantes”.

Los problemas que ha hallado están relacionados con el acceso remoto a datos en el escaneo en peajes, la manipulación de señales para la monitorización de los neumáticos y la apertura de puertas a través del sistema de alarma adicional. Pero no son ataques fáciles de llevar a cabo, ni reportan beneficios que atraigan a los delincuentes, y ninguno tiene implicaciones de cara a la conducción o la seguridad vial.

Según comentó Victor Chebyshev, experto de seguridad de Kaspersky, “Los dispositivos que examinamos cumplían con muchas políticas de seguridad y resultaron satisfactorios, a excepción de algunos problemas de menor importancia. Esto se debe, en parte, a su limitada funcionalidad y a la falta de consecuencias graves en caso de un ataque exitoso, pero también gracias a la vigilancia de los fabricantes. Nos alegra ver que han invertido esfuerzos en hacer que estos dispositivos sean más seguros, una buena señal en general para la industria de la automoción”.

Pero también alertó de que con el aumento de la sofisticación y de la “inteligencia” de estos dispositivos, también se incrementan los riesgos de ciberseguridad, sobre todo cuando el ecosistema tecnológico en torno al vehículo alcanza mayores niveles de interconexión y si se adentra más en funciones críticas de los vehículos. Por ello, dijo que “la seguridad debería tenerse en cuenta en las primeras etapas del desarrollo del producto, especialmente a medida que una nueva generación de dispositivos inteligentes llega al mercado”.