Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Computación Edge permitirá aliviar la saturación de la nube y las redes

  • Infraestructura

Edge Compuing

Las redes se están saturando cada vez más con el crecimiento acelerado de la nube, y hacen falta soluciones que permitan agilizar las aplicaciones y los flujos de datos en un futuro cada vez más digitalizado. Antes estos problemas, la arquitectura de TI distribuida que aporta la computación perimetral surge como una solución eficaz y rentable para muchos sectores, lo que está impulsando nuevos mercados de infraestructura y servicios.

E los últimos años las empresas y organismos públicos han decidido migrar a la nube para dar vida a sus estrategias de transformación digital. Durante este tiempo se ha creado un mercado enorme de infraestructura y servicios, que ha ido evolucionando mediante la incorporación de nuevos conceptos de TI y cloud, como la nube híbrida, los entornos multicloud y diferentes modalidades de infraestructura tecnológica que conviven en las mismas instalaciones.

Pero este avance está teniendo un coste, y es la saturación de las redes de datos dentro y fuera de los centros de datos locales y de los proveedores de la nube. Cada vez hay más cargas de trabajo en la nube, a donde se traslada el almacenamiento de datos, las aplicaciones empresariales y las tecnologías emergentes como la IA, el Big Data, la analítica, etc. Esto consume gran cantidad de ancho de banda, un problema que aumenta con cada nueva empresa que entra en el juego.

Frente a este problema creciente la industria de centros de datos ha propuesto como solución el uso de la computación perimetral. Este modelo, representado por centros de datos Edge, propone una arquitectura de TI empresarial distribuida, en la que se sitúan instalaciones más pequeñas y con usos más específicos para cubrir las necesidades de captación, almacenamiento y procesamiento de datos cenca de la fuente y del cliente.

Esto está cambiando completamente la forma de entender la TI en sectores muy diversos, desde la industria a los organismos públicos, el transporte o la atención médica. Y los fabricantes de equipos TI y de la industria datacenter están evolucionando rápidamente para cubrir este mercado floreciente. Pero los expertos señalan que para que este concepto alcance las dimensiones y el éxito que persiguen sus impulsores es preciso apostar por tecnologías que, además de estas funcionalidades, sean lo suficientemente baratas como para que las empresas puedan consumir esta TI como un servicio, en vez de invertir en su propio hardware y software.

Como señalan los expertos de la industria, esto pasa por aumentar la escala para poder reducir los precios, que es lo que buscan los grandes proveedores de infraestructura para apostar definitivamente por el negocio de computación Edge. Esta modalidad permitirá a los proveedores complementar su oferta con la computación perimetral, ofreciendo toda una red de infraestructura TI adaptada a las necesidades de cada cliente.

Mediante esta nueva tecnología, tanto los proveedores de la nube como los operadores de red y las empresas pueden encontrar soluciones de baja latencia y menos consumo de ancho de banda para satisfacer sus necesidades digitales con un menor coste que los enfoques tradicionales. Al mismo tiempo, pueden combinar con flexibilidad las capacidades locales con la nube híbrida, manteniendo el control sobre la ejecución de las aplicaciones críticas del negocio.

Esto puede generar grandes oportunidades para los operadores de red en la transición a la virtualización de red, enfrentando el desafío de mejorar el OPEX. Los pioneros ya ven en la computación perimetral de acceso múltiple (MEC) como una oportunidad para generar nuevos ingresos de las empresas, a la ve que reducen el coste de virtualización de la red. Y la deslocalización de la TI permite abordar el cumplimiento normativo con más flexibilidad y un coste menor, mediante la instalación de centros de datos perimetrales que puedan guardar los datos de cada país dentro de sus fronteras.