Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La interconexión en Asia Pacífico evoluciona para dar servicio a la robótica

  • Infraestructura

Robot

Asia Pacífico es una de las regiones con más potencial de crecimiento para la industria mundial de la robótica, donde se están lanzando numerosos proyectos para automatizar la producción y servicios como la atención médica, el comercio o la educación. Y, para lograrlo, el sector deberá contar con el apoyo de la industria de interconexión global, que permitirá hacer realidad el concepto de robots conectados más independientes.

La industria de interconexión global se prepara para la irrupción de las nuevas innovaciones en robótica conectada, que llegarán a las industrias manufactureras y a sectores como el comercio minorista, la industria farmacéutica o la atención sanitaria. Pronto se verán hospitales y centros comerciales con robots que se encargarán de proporcionar atención personalizada a los clientes. Y fábricas donde los robots estarán conectados a redes de datos externas para una gestión más centralizada de las distintas instalaciones de cada empresa.

Para que esto se pueda conseguir se necesitan infraestructuras de conectividad y de interconexión global capaces de ofrecer la mejor velocidad y la mínima latencia, de forma que no se produzcan problemas ni retrasos en el funcionamiento de los sistemas automatizados. Según las últimas estimaciones realizadas por los expertos de Equinix, el mercado de robots humanoides está preparado para alcanzar una tasa de crecimiento interanual compuesta (CAGR) del 40% hasta 2024, alcanzando un valor de unos 5.000 millones de dólares.

Y Asia Pacífico tiene un gran potencial de crecimiento en esta industria, una región donde las empresas están combinando diferentes avances tecnológicos para construir un ecosistema robótico conectado de nueva generación. Estas abarcan la inteligencia artificial, blockchain o 5G, que están convergiendo en los últimos dos años para impulsar la robótica avanzada hiperconectada.

Y los casos de uso están pasando del enfoque industrial a toda una nueva categoría de servicios, gracias a que los robots humanoides pueden generar más aceptación por las personas, en sectores donde se pueden usar para la atención al público. Cuando antes se pensaba que sería útiles para tareas peligrosas o extenuantes, propias de los humanos, ahora se están encontrando posibles usos para interactuar con clientes en la educación, la sanidad, el comercio minorista, la industria farmacéutica y otros ámbitos del sector servicios.

Para lograr este gran avance, y que los robots humanoides puedan interactuar con las personas a un alto nivel se recurre a la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Así se logra aprender del comportamiento de los humanos con los que se comunican, pudiendo predecir mejor las acciones que deberán realizar, o la información que deberán proporcionar. Esto es especialmente importante en entornos cambiantes o en los que se entra en contacto con muchas personas diferentes, donde la rápida adaptación al medio es fundamental.

Pero las empresas que quieran implementar estos avances deberán pensar más allá de las propias máquinas, ya que su correcto funcionamiento depende de la conexión con los sistemas de IA que las gobiernan. Estas inteligencias artificiales requieren una infraestructura TI de alta potencia para poder trabajar con grandes cantidades de datos, y generalmente operan en una red interconectada que las nutre de información proveniente de diferentes ubicaciones.

Por ello, la rapidez al transmitir los datos en ambos sentidos es crucial, y no se puede confiar en la red de Internet si se quiere contar con estabilidad y los adecuados niveles de fiabilidad. Ante estas necesidades, la industria de interconexión global ofrece soluciones privadas y personalizadas para contar con conexiones estables de nueva generación, que ofrecen la velocidad y la baja latencia requerida para que, en este caso, los robots puedan interactuar con los usuarios a tiempo real.

Los expertos señalan que estos casos de uso emergentes para la robótica en la industria y el sector servicios crecerán de forma destacada en Asia Pacífico en los próximos años, y el mercado de interconexión llevará a cabo un desarrollo paralelo, ampliado y mejorando sus redes para proporcionar estos y otros servicios a las empresas y organismos públicos de la región.