Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La tecnología DDS acelerará la expansión de 5G

  • Infraestructura

5G

En la expansión de las futuras redes 5G influirán diferentes factores, que van desde los casos de uso a la capacidad de gestionar las frecuencias disponibles. En este sentido, las nuevas redes contarán con la tecnología Dynamic Spectrum Sharing, que permite una gestión dinámica del espectro, algo que permitirá desarrollar más rápidamente el potencial de 5G, contribuyendo a su expansión.

Entre las diferentes tecnologías que forman parte del nuevo estándar 5G hay una de la que se habla poco, y es la gestión dinámica del espectro de radiofrecuencias (DDS). Este sistema permite aprovechar mejor las diferentes bandas de frecuencias que forman parte de la red de telefonía. A medida que se ha ido pasando de una generación a otra se han ido añadiendo más rangos de frecuencias, pero la implementación de las nuevas tecnologías se limitaba a estas nuevas bandas, tardando mucho más en aplicarse a las frecuencias “heredadas”, usadas por las generaciones de red anteriores.

Esto suponía que había que esperar a que los usuarios finales cambiasen a la nueva tecnología, invirtiendo en nuevos dispositivos, para poder aprovechar esas bandas de frecuencias. Esto estaba llegando a un punto claramente insostenible, ya que el espectro radioeléctrico no puede estar acaparado por las redes celulares, y había que poner una solución. Esta viene en forma de la tecnología DDS, con la que la industria pretende cambiar completamente el sistema de gestión de frecuencias.

A través Dynamic Spectrum Sharing las torres celulares pueden segregar segmentos del espectro disponible que están siendo usados por clientes de, por ejemplo 4G, en una ubicación específica, permitiendo que un usuario de 5G utilice el nuevo estándar de red en esa misma banda. Esto acaba radicalmente con el problema y, aunque plantea ciertas dificultades a nivel técnico, proporciona a los fabricantes de dispositivos, a los operadores de red y a los prestadores de servicios de telefonía nuevas herramientas para potenciar la adopción de 5G.

Esto cambia el foco a nivel tecnológico hacia los sistemas inteligentes de gestión del espectro, que ahora se convertirán en uno de los aspectos fundamentales de la infraestructura de las redes celulares del futuro, y también de los propios dispositivos conectados. Según los expertos, a partir de 2020 se verá una importante aceleración en la implementación de las redes 5G, gracias a nuevos avances en chips pensados para aprovechar mejor las capacidades DDS.