Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La policía británica usará drones para buscar a personas desaparecidas

  • Infraestructura

Dron

En los últimos tiempos los drones están mostrando su utilidad en nuevos campos, y las fuerzas de seguridad están apostando cada vez más por usar estos aparatos para diferentes tareas. En este sentido, la policía de Escocia acaba de lanzar un programa para emplear drones en la búsqueda de personas desaparecidas, que probablemente acabe expandiéndose al resto del país.

La semana pasada la policía escocesa puso en marcha un programa de drones que se apoya en la inteligencia artificial para localizar personas desaparecidas o en situación de vulnerabilidad en lugares remotos. Esta iniciativa entró en fase de pruebas a principios de año y a principios de mayo se pusieron en funcionamiento los dos primeros drones, en Aberdeen e Inverness.

Tras el éxito de las pruebas de campo realizadas desde entonces, el pasado jueves se presentó el proyecto durante la conferencia anual de tecnología CENSIS, celebrada en Glasgow. Según han dado a conocer sus desarrolladores, los drones empleados en este proyecto emplean cámaras de alta potencia que permiten localizar e identificar a personas a una distancia de hasta 150 metros.

Esto es posible gracias a las características físicas de las propias cámaras, pero especialmente a un software de reconocimiento de imágenes basado en una red neuronal artificial que se ejecuta desde la propia aeronave. Esta innovación va en la misma línea de los proyectos de inteligencia artificial federada más actuales, llevando delegando las capacidades de IA en los propios dispositivos conectados, en vez de depender de servidores remotos.

Para operar estas máquinas se emplea un piloto y un técnico, que es el encargado de operar la cámara y el software. Además, se emplean diferentes tipos de sensores, como una cámara térmica, que resulta fundamental para localizar personas en lugares de difícil acceso o con dificultades para lograr una visión directa, como por ejemplo los bosques.

Como señalan sus creadores, esta tecnología ha sido desarrollada para la policía escocesa por la empresa Thales y la Universidad del Oeste de Escocia (UWS), con el apoyo del centro escoces de innovación sin ánimo de lucro CENSIS, que proporciona formación a las asociaciones del sector público y privado en materia de sensores, imágenes e IoT.

Aunque hay que destacar que, frente a esta iniciativa, cuya finalidad es proporcionar mejores herramientas para encontrar a personas desaparecidas, existen problemas por las cuestiones relativa a la privacidad. Porque recientemente se ha suscitado una gran polémica por el uso de cámara de videovigilancia por parte de la policía británica. Por ello, la policía escocesa ha garantizado que informará al público cuando se desplieguen estos drones para que estén prevenidos frente a la posible aparición de estas aeronaves en sus cercanías. Además, llevarán unas luces que mostrarán un patrón específico para indicar que la captación de imágenes está en funcionamiento.