Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Nuevos procesadores ARM de Amazon para sus centros de datos

  • Infraestructura

chip procesador

AWS acaba de anunciar que está preparando una nueva generación de procesadores para los servidores de sus centros de datos, que serán la segunda generación de sus propios chips. Como sus predecesores, estarán basados en la arquitectura ARM y se espera que sean un 20% más rápidos que los primeros modelos, lo que les permitirá seguir mejorando sus servicios cloud.

Los grandes proveedores de servicios en la nube están apostando cada vez más por el desarrollo de componentes personalizados para sus centros de datos, como son las arquitecturas de bastidores y servidores, las tecnologías de redes de datos o los propios procesadores que montan en sus máquinas. Uno de ellos es Amazon Web Services, que acaba de anunciar la próxima llegada de sus nuevos procesadores para servidores, destinados a sus propis centros de datos de la nube.

Los diseños de estos chips, basados en la arquitectura ARM, han salido de Annapurna Labs, una compañía adquirida por Amazon en 2015, y que ya lanzó los anteriores modelos, denominados Graviton. Pero esta nueva generación promete ser un 20% más rápida que su predecesor, y permitirá generar instancias de computación hasta un 45% más baratas que las máquinas virtuales basadas en equipos x86 actuales.

Y se habla de un posible ahorro de hasta un 40% en términos generales para determinadas cargas de trabajo, una cifra muy suculenta para un proveedor de la envergadura de AWS. Otros detalles de los próximos chips son que probablemente se basarán en el diseño denominado Neoverse N1, en vez de seguir la línea de los anteriores, basados en diseños Cortex A72, y se dice que tendrán 32 núclkeos, frente a los 16 del modelo Graviton.

Otra de las novedades es que se habrían diseñado para trabajar en equipo, pudiendo interconectarse varios chips a través de un tejido específico, especialmente pensado para acelerar cargas de trabajo como el reconocimiento de imágenes, que requiere enormes capacidades de cálculo. Mientras tanto, algunos competidores de AWS en la nube y en otros mercados están haciendo lo propio, como es el caso de Huawei, con sus varios chips pensados para centros de datos y para la IA.