Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aumenta el uso de la visión artificial en la industria manufacturera

  • Infraestructura

camara vigilancia

El paradigma de la industria 4.0 está vivo, ya que las tecnologías que habilitan la fabricación inteligente continúan evolucionando, introduciendo mejoras en todos los procesos de las fábricas. Una de ellas es la visión por ordenador o visión artificial, que en los próximos cinco años alcanzará unos 100 millones de unidades en funcionamiento en todo el mundo.

La visión por ordenador es una tecnología que ha madurado bastante con el apoyo de otras innovaciones como la inteligencia artificial, y gracias a los nuevos chipsets, al software y a los nuevos estándares. Como resultado, las capacidades de la visión artificial han aumentado, proporcionando numerosas ventajas a las empresas de la industria manufacturera, que están incrementando su instalación en las fábricas.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Una de las posibilidades que habilitan las soluciones de visión computerizada es la aplicación del aprendizaje profundo al campo de la fabricación, lo que permite mejorar los procesos de forma constante, así como alcanzar nuevos estándares de calidad y mantenerlos en el tiempo. Esto es un importante avance para las fábricas y, según una reciente investigación de ABI Research, desde ahora hasta 2025 aumentará considerablemente la penetración de estas tecnologías en las fábricas.

Como resultado, los envíos totales de sensores y cámaras de visión artificial alcanzarán los 16,9 millones de unidades para el año 2025, un avance que llevará a que para entonces exista una base de unos 94 millones de dispositivos en funcionamiento en las fábricas de todo el mundo. Y, de todas ellas, el 11% se destinarán a usos relacionados con el aprendizaje profundo, como los sistemas automatizados de control de calidad, y también nuevos usos en la robótica. El resto corresponderán a los equipos empleados para otros trabajos que ya se llevan a cabo actualmente, como la lectura de códigos de barras o la gestión del inventario, pero podrían asociarse a formas más avanzadas de automatización industrial.

Según indica en su informe Lian Jye Su, analista principal de ABI Research, “estas soluciones a menudo tienen largos ciclos de reemplazo y son menos propensas a las interrupciones. Debido a las crecientes demandas de automatización, la visión artificial está llegando a nuevas aplicaciones. La robótica, por ejemplo, es una nueva área de crecimiento para la visión artificial: los robots colaborativos dependen de la visión artificial para la orientación y clasificación de objetos, mientras que los robots móviles confían en la visión artificial para SLAM y seguridad”.

La clave del avance de esta tecnología ahora y en el futuro es que ya se ha demostrado cómo la visión artificial puede usarse como herramienta fundamental para habilitar el aprendizaje automático basado en el aprendizaje profundo, gracias a la gran cantidad de información que se puede obtener a través de la imagen. Debido a ello, se prevé que los principales fabricantes de sistemas de optoelectrónica se sumarán a los de chipsets y procesadores como los FPGA, las GPUs y las CPUs, y a los desarrolladores de software, para proporcionar soluciones de visión artificial de nueva generación.