Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las tecnologías de fabricación digital generarán cada vez más ingresos

  • Infraestructura

industria conectada

El concepto de industria 4.0 avanza en la industria manufacturera, que en la próxima década invertirá grandes recursos en nuevas tecnologías para implementar la fabricación digital. Según los expertos, para 2030 esto hará que el gasto en el mercado de Digital Factory alcance los 735.000 millones de dólares en todo el mundo.

La industria manufacturera está en los albores de lo que podría ser la mayor transformación que ha sufrido desde la revolución industrial, que vendrá de la mano del cambio hacia el paradigma de la fabricación inteligente. En esta nueva forma de entender la industria intervienen diferentes tecnologías, que convergen para lograr una mayor automatización y una mejora general de los procesos, y las empresas están invirtiendo cada vez más en ellas. Se trata de Internet de las Cosas Industrial (IIoT), la inteligencia artigificial, la realidad aumentada, la robótica de nueva generación (AGVS y AMR), y la simulación y el modelado basados en la nube, entre otras innovaciones digitales.

Los expertos afirman que a partir de este año las inversiones del sector industrial en este tipo de tecnologías, habilitadoras de la fabricación inteligente, van a dispararse. Esto marcará el inicio de una tendencia de crecimiento que hará que el gasto pase de los 59.000 millones de dólares previstos para 2019 a unos 375.000 millones en 2030. Y, según indican los expertos de ABI Research en su último estudio sobre el sector, si se incluye en este cómputo el gasto en hardware, la cifra ascenderá presumiblemente a 1 trillón (americano) de dólares.

Como dijo Ryan Martin, analista principal de industria y fabricación, en ABI Research, “El cambio transformador hacia las tecnologías de la Industria 4.0 y el campo más amplio de fabricación definida por software (SDM) presenta una gran oportunidad para una amplia gama de proveedores e implementadores de tecnología”. El mayor crecimiento en los ingresos durante los 10 años que abarca este informe se registrará en el hardware conectado de forma inteligente, que según estas previsiones podría pasar de 200.000 millones de dólares en 2019 a 800.000 millones para el año 2030.

Este segmento seguirá teniendo una posición predominante en el mercado de tecnologías para la fabricación inteligente durante este período, pero irá perdiendo cuota de mercado en favor de otras categorías, como los servicios de datos y análisis, que serán el segmento que más rápidamente crecerá en esos años. Según las estimaciones de ABI Research, el gasto en estas tecnologías aumentará desde 11.000 millones de dólares en 2019 a unos 185.000 millones en 2030. En opinión de Martin, “Como la cantidad de código personalizado requerido para implementar nuevas soluciones en el piso de la fábrica cae, el crecimiento de los ingresos por datos y servicios analíticos en la fabricación inteligente se acelerará”.

Por otra parte, las herramientas de máquina, el seguimiento de activos y los PLC conectados registrarán el mayor crecimiento de ingresos por servicios conectados en la próxima década. Las herramientas de máquina, como las impresoras 3D, las máquinas de control numérico por computador (CNC), los tornos, los molinos y los taladros industriales, incrementarán sus ingresos hasta 134.000 millones de dólares para final del período. Por su parte, el seguimiento de activos proporcionará unos 78.000 millones de dólares y los controladores lógicos programables (PLC) conectados unos 40.000 millones.

Este gran avance tendrá un impacto significativo en las redes de interconexión digital, ya que las actuales no están preparadas para soportar el ingente tráfico de datos que se generará en los entornos industriales en los próximos diez años. El avance de la fabricación inteligente generará gran cantidad de nuevos puntos finales que requerirán interconexión, y se generarán grandes oportunidades para los proveedores de conectividad.

Las cifras de ABI Research son que actualmente hay unos 260 millones de conexiones digitales de fábrica, 230 de ellas a través de líneas fijas. Pero, para el año 2030, se espera que la cifra total suba a 5.500 millones de conexiones digitales de fábrica, gran cantidad de ellas inalámbricas. En palabras de Martin, “Esto se debe al aumento de los puntos finales recientemente conectados, incluidos los sensores, los robots móviles (AGV, AMR), el seguimiento avanzado de activos (RTLS), el monitoreo basado en la condición y las aplicaciones de mantenimiento predictivo, etc.”.

Las empresas que más impulsarán este crecimiento serán la automotriz, la de maquinaria pesada, la de alimentación y bebidas, los productos de tabaco y los productos electrónicos. Por otra parte, aunque la tendencia hacia la industria 4.0 es global, los analistas afirman que el crecimiento de la fabricación digital va a concentrarse en China y Estados Unidos, seguidos por Alemania y Japón. China liderará esta transición en maquinaria, productos minerales no metálicos, metales primarios y textiles, mientras que Estados Unidos lo hará en la mayoría de industrias, como la automotriz.