Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La instalación de medidores inteligentes se frena por la pandemia

  • Infraestructura

pyme electricidad

Dada la incertidumbre económica y el bloqueo de las cadenas de suministro, las empresas de servicios públicos de suministro de agua, gas o luz han frenado sus inversiones en medidores inteligentes. Como consecuencia, se espera que el mercado de esos dispositivos caiga a una tasa de dos dígitos, tanto en envíos como en ingresos, aunque su recuperación podría llegar en 2021.

La instalación de medidores inteligentes supone un cambio considerable en la forma de tarificar para los proveedores de agua, luz o gas, entre otros suministros básicos, y estas industrias se habían embarcado hace relativamente poco en esta transformación. Pero con la irrupción del coronavirus los proveedores de estos servicios han modificado su hoja de ruta, posponiendo el gasto en estas nuevas tecnologías. Según la última investigación realizada por la firma ABI Research, como consecuencia de esto se prevé que los envíos de medidores digitales caerán un 25% interanual este año.

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Esto supondrá una caída interanual del 31% en los ingresos, perdiendo unos 3.300 millones de dólares, que dejarían el cómputo anual del mercado global de medidores inteligentes en unos 7.390 millones de euros. Aunque los investigadores afirman que, si no se producen cambios sustanciales en las previsiones sobre la crisis actual, el año que viene comenzaría a recuperarse la normalidad en este mercado. En este escenario pronostican que el mercado retornaría a los niveles previstos, con un incremento del 36% en los envíos e ingresos superiores a los 9.500 millones de dólares.

Como explica Adarsh Krishnan, analista principal de ABI Research, “dado que las empresas de servicios públicos de energía y agua priorizan sus operaciones comerciales, la mayoría de las empresas de servicios públicos han diferido temporalmente la instalación de medidores inteligentes, y han reasignado recursos a las operaciones de servicio de campo para garantizar la continuidad de los servicios a sus clientes finales”.

Según comenta, “los retrasos en la instalación de estos medidores también han sido impulsados por proveedores de servicios y empresas de servicios públicos, que están cumpliendo con las pautas gubernamentales sobre distanciamiento social. Dicho esto, se espera que las empresas de servicios públicos que ya han iniciado programas de instalación de medidores inteligentes reanuden de inmediato esas instalaciones, tan pronto como se alivien las restricciones gubernamentales”.

Las caídas de este año están encabezadas por el segmento de medidores de electricidad, que perderán un 30% de los envíos, seguidos por los medidores inteligentes de agua y gas, cuyos envíos bajarán un 19% y un 5%, respectivamente. Los mercados más afectados este año serán, por orden, el europeo, el de Asia Pacífico y el norteamericano (-34%, -31% y -30%).

Según esta investigación, el año pasado el principal mercado fue el asiático, con China representando un 40% del total. Pero, como explica Krishnan, “la pandemia exacerbó la desaceleración del crecimiento de los envíos en China, donde la penetración de los medidores de electricidad inteligentes llegó a casi el 70% de los hogares a fines de 2019. Se espera que la próxima fase de despliegue en China sea mucho más lenta ya que las empresas de servicios públicos se dirigen a los hogares en zonas semiurbanas y regiones rurales”.