Los proveedores de telecomunicaciones aumentan los ingresos derivados de 5G

  • Infraestructura

5G

A pesar de las dificultades que se han vivido este año, se espera que los operadores de Internet comiencen a percibir un flujo creciente de ingresos provenientes de los nuevos servicios 5G. En 2020 las cifras serán bajas, pero se espera que crezcan rápidamente hasta el año 2025, para cuando los expertos esperan que alcancen un volumen de 357.000, representando cerca de la mitad de todos sus ingresos.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

La persistencia del ransomware Webinar 

El despliegue de redes 5G continúa avanzando en las principales regiones económicas, sentando las bases de la nueva generación de servicios móviles para consumidores y empresas de diferentes industrias. Por ahora los operadores de Internet están esforzándose por llevar a cabo el despliegue de las nuevas redes, invirtiendo muchos recursos para construir las nuevas infraestructuras, pero este mismo año comenzarán a percibir los primeros ingresos derivados de 5G, que los expertos estiman en 5.000 millones de dólares para finales de 2020.

Las previsiones de los investigadores de Juniper Research son que esta cifra seguirá creciendo con rapidez en los próximos 5 años, y esperan que alcance unos 357.000 millones de dólares para 2025, lo que representará el 44% del total de los ingresos de la industria, en el primer año completo en el que se prestarán servicios 5G. Esto se logrará gracias a que se prevé una rápida migración de los consumidores desde 4G a las nuevas tecnologías y servicios 5G, pero sobre todo a la proliferación de casos de uso comerciales en diferentes industrias.

Además, fruto de este estudio, los investigadores afirman que 5G está superando las expectativas iniciales, y se espera que para 2025 el volumen total de conexiones superará los 1.500 millones. Y los ingresos promedio por cada conexión celular subirán un 250% con 5G, con respecto a las tecnologías anteriores. Esto se deberá a que los operadores impondrán estas tarifas premium tan elevadas para garantizar un rápido retorno de las inversiones en nuevas tecnologías y servicios, como las Comunicaciones Ultra Confiables de Baja Latencia (uRLLC). Aunque estos servicios de alto coste y gran ancho de banda incrementarán la demanda de capacidad en las redes, que en los próximos cinco años podría aumentar un 270%.

Para lograr este gran salto en la capacidad y el volumen de conexiones, los operadores apostarán por una mayor virtualización de las redes centrales. Porque las arquitecturas actuales no son capaces de garantizar la funcionalidad de las redes para los usuarios finales. Como explica Sam Barker, autor de esta investigación, “los operadores competirán en las capacidades 5G, en términos de ancho de banda y latencia. Una oferta de 5G menor conducirá a la rotación de usuarios a redes de la competencia y a perder oportunidades en el flujo de ingresos de más rápido crecimiento de los operadores”.