China prepara un nuevo supercomputador para apoyar la exploración espacial

  • Infraestructura

futuro_tierra_espacio

La agencia espacial de China acaba de anunciar que construirá un nuevo centro de supercomputación para proporcionar apoyo en sus próximas misiones de exploración del espacio y la Luna. Según ha informado un medio de comunicación del país, estas instalaciones tendrán un coste de 3.100 millones de dólares, una cifra astronómica si se compara con el coste de los ordenadores más potentes del mundo.

Recomendados: 

IT Trends 2021. Asimilando la aceleración digital Leer 

Guía para implementar una CDN moderna Leer 

En un reciente artículo publicado por el medio Hainan Daily, la agencia espacial china va a construir un nuevo centro de supercomputación en Hainan, donde se encuentra uno de los principales puertos espaciales del país. El objetivo es apoyar las próximas misiones de exploración espacial de la agencia, especialmente de cara al futuro lanzamiento de la nave Wenchang.

Aunque no han trascendido muchos detalles del proyecto, los expertos creen que este centro y su nueva plataforma de computación de alto rendimiento (HPC) servirán como apoyo a los planes de conquista del espacio de China, que tiene previsto establecer presencia humana permanente en la luna, así como acometer otros proyectos de exploración e investigación del espacio, de forma análoga a los que está desarrollando la NASA, la ESA y otros organismos similares en diferentes países del mundo.

Lo que resulta especialmente sorprendente para los expertos es que, al parecer, el proyecto para construir este nuevo centro de supercomputación tendrá un coste de unos 3.100 millones de dólares, una cifra muy superior a la de otros proyectos de supercomputación de primer nivel. Por ejemplo, la plataforma HPC más potente del mundo actualmente, el superordenador Fugaku, en Japón, tuvo un coste estimado en 1.000 millones de dólares. O el nuevo proyecto de u superordenador para el estudio de la meteorología de Reino Unido, que costará unos 1.560 millones de dólares.

No se sabe a ciencia cierta lo que abarcará este enorme presupuesto, que podría incluir los costes de mantenimiento y operación de muchos años, pero lo que está claro es que China está apostando fuerte por la supercomputación, y también por la conquista del espacio. Aunque en el artículo publicado por este medio, apoyado por el gobierno, se explica que el nuevo centro de supercomputación también proporcionará servicios de big data y la nube a otras organizaciones de la industria aeroespacial y marina, y se espera que comience a prestar estos servicios a partir de 2022.

En el caso de la exploración del espacio, las grandes capacidades que promete este supercomputador permitirán realizar con eficacia los complejos cálculos necesarios para el lanzamiento de cohetes espaciales. Y también para apoyar el análisis de datos durante la navegación, el eventual aterrizaje en la luna, así como los trabajos de exploración espacial y los experimentos realizados a bordo. Este es un ejemplo más del gran interés que tiene China en mejorar su capacidad de supercomputación en diferentes áreas, aunque estas iniciativas se enfrentan al bloqueo comercial de algunas de sus emrpesas tecológicas por parte de Estados Unidos, algo que se está extendiendo al campo de la supercomputación