Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aumenta la competencia por el mercado de TI aeroespacial

  • Infraestructura

futuro_tierra_espacio

Las redes de datos satelitales no son cosa del futuro, sino que ahora mismo se están desplegando verdaderas constelaciones de satélites que proporcionarán acceso a Internet a empresas, gobiernos y consumidores. Unas pocas compañías están en pugna por conquistar el mercado, y ahora Amazon Web Services ha dado un paso adelante para incrementar la competencia en un mercado cada vez más floreciente.

Recomendados: 

Las ventajas de la tecnología 5G Leer 

Transformación digital: casos prácticos Webinar ondemand

Según se acaba de conocer, el gigante de la nube Amazon Web Services se ha propuesto crear una división encargada de acelerar la innovación en el campo del desarrollo aeroespacial y de tecnologías satelitales. Aunque la compañía ya tenía planes para la posible creación de su propia red satelital, y también ha invertido en proyectos similares de otras empresas, ahora ha decidido ir un paso más allá. En un comunicado oficial lanzado recientemente, AWS asegura contar con amplia experiencia en el apoyo al sector público y privado que se ha embarcado en el campo del vuelo espacial y el desarrollo de satélites.

En el texto se afirma que “la infraestructura global confiable de AWS y su incomparable cartera de servicios en la nube ayudan a las organizaciones a procesar y transformar conjuntos masivos de datos desde el espacio, y luego analizar rápidamente los datos para que sean procesables, redefiniendo cómo investigamos, tomamos decisiones y vemos nuestro mundo”. Y, tomando esto como base, afirman que van a volcarse en este mercado emergente, lo que suele significar que tratarán de establecerse en una posición dominante.

En esta carrera se toparán con competidores fuertes, como puede ser la compañía SpaceX, entre otras, cuyo objetivo no es solo posicionar satélites para proporcionar conectividad, sino todo un amplio abanico de servicios de datos para los usuarios de estas redes satelitales de banda ancha. Aunque AWS lleva tiempo sentando ciertas bases para posicionarse en este mercado, no solo por su amplia experiencia en la nube y la interconexión global, sino con proyectos como AWS Ground Station, que supone la primera experiencia en el campo de las conexiones tierra-espacio.

Este servicio, totalmente administrado, permite a los operadores de las redes satelitales acceso a las cargas de trabajo de computación, almacenamiento y transferencia de datos desde, hacia y en el espacio, facilitando las operaciones y reduciendo los costos. El objetivo de AWS es asentarse como proveedor de infraestructura terrestre para los propietarios de redes de satélites, liberándoles de la necesidad de poseer y administrar la TI que (supuestamente) solo necesitan para operar las redes y dar mejores servicios al cliente final.

Los expertos no dudan de que AWS tiene la clara intención de contar con su propia TI en el espacio en el futuro, pero por ahora la oferta de servicios con que quiere dar sus primeros pasos en la industria abarcan las necesidades de otras empresas de esta industria emergente. Fundamentalmente parecen ser contribuir al desarrollo de la nueva TI espacial, ayudar a hacer realidad las iniciativas y los proyectos de las empresas del sector, lanzar nuevos servicios de procesamiento de información desde y hacia el espacio y, como no podía ser de otra forma, construir una nube espacial para dar servicio a gobiernos, empresas y, finalmente, a usuarios finales.