La UE financiará un proyecto sueco de captura de CO2 en la generación de energía

  • Infraestructura

Stockholm Exergi - Bio CCS

El proyecto BECCS lanzado por la empresa pública sueca Stockholm Exergi pretende construir una estación de captura y almacenamiento de carbono a gran escala, y lleva tiempo buscando apoyo europeo. Ahora, esta iniciativa ha superado el último obstáculo para acceder a la financiación disponible a través del Fondo Europeo de Innovación, lo que le permitirá escalar el proyecto.

Recomendados: 

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grados Evento

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento 

La empresa sueca de servicios públicos Stockholm Exergi, asociada al complejo de centros de datos ecológicos de Stockholm Data Park, ha desarrollado una tecnología de captura y almacenamiento de carbono de bioenergía (Bio-CCS), denominado BECKS @ STHLM. Este permite capturar carbono a gran escala en el sistema combinado de generación de calor y energía (CHP) a partir de residuos de madera, conocido como KVV, que la empresa tiene en una de sus instalaciones. Esta tecnología cambiaría completamente el modelo de coproducción de energía y calor, haciendo que sus emisiones fueran negativas.

Para materializar este proyecto la empresa ha buscado el apoyo de las instituciones europeas, y ahora acaba de anunciar que ha superado el último obstáculo para acceder a los recursos del Fondo Europeo de Innovación, que destinará 20.000 millones de euros para tecnologías bajas en carbono. Con ello, Exergi pretende expandir su tecnología Bio-CCS a nuevos usos, aportando soluciones para eliminar las emisiones de carbono de diferentes industrias.

Su propuesta se basa en que los árboles que utilizan para generar calor y energía capturan CO2 de la atmósfera a través de la fotosíntesis, a medida que crecen. Al capturar el carbono proveniente de la combustión de los restos de esta madera mediando Cio-CCS, lo sacan del ciclo que hasta ahora lo devolvía a la atmósfera. Además, tienen planes para aprovechar este excedente de carbono para otros usos.

El proyecto BECCS @ STHLM pretende poner en marcha estas instalaciones para el año 2025, capturando alrededor de 800.000 toneladas de CO2 al año. Y están intentando cerrar acuerdos para que este carbono se transporte y almacene permanentemente en acuíferos geológicos submarinos o en campos de petróleo y gas agotados en el Mar del Norte, acuerdos que podrían cerrarse para el año 2023.

En su anuncio, Anders Egelrud, director ejecutivo de Stockholm Exergi, comenta que “BECCS @ STHLM fue el único proyecto BECCS seleccionado por la Comisión Europea. En nombre de Stockholm Exergi, extiendo mi agradecimiento al Fondo de Innovación de la UE por su apoyo, un componente vital para mantener el timeline de nuestro proyecto. Esperamos continuar con nuestro importante trabajo para acelerar el despliegue de emisiones negativas, según lo recomendado por el IPCC, con el fin de contribuir de manera decisiva a limitar el calentamiento global a 1,5° C”.

Otra fuente de financiación con la que cuenta este proyecto es la venta de derechos de emisión negativos en forma de certificados de eliminación de carbono con almacenamiento geológico permanente. Asimismo, el calor derivado del proceso de captura y licuefacción de carbono se recuperará y se utilizará para proporcionar calefacción en las inmediaciones de las instalaciones, y en futuras localizaciones donde se instale esta tecnología. Por ejemplo, en industrias consumidoras de gran cantidad de energía, como industrias o centros de datos, que obtendrían electricidad de plantas de generación como la que opera Stockholm Exergi.