Las tecnologías Internet of Military Things revolucionarán el ejército

  • Infraestructura

defensa ejercito

Desde su nacimiento, el concepto de IoT ha evolucionado mucho y se ha diversificado para proporcionar soluciones en ámbitos muy diferentes, entre ellos el ejército y la guerra. La madurez de esas tecnologías ha dado lugar a la categoría de Internt of Military Things, que se encuentra en una etapa temprana de su desarrollo, pero que tiene el potencial de cambiar las reglas de juego en la guerra moderna.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento 

La hoja de ruta de DevOps en materia de seguridad Leer 

La información y la inteligencia son vitales en todas las acciones militares, influyendo directamente en el éxito de las operaciones. Los mandos necesitan contar con datos fiables y en tiempo real que apoyen sus decisiones a la hora de planificar y orquestar sus acciones, lo que ha llevado a los ejércitos a invertir enormes sumas en tecnologías de la información de grado militar.

Tradicionalmente, el ejército ha sido el gérmen de muchas de las tecnologías que conocemos, como la propia red de Internet, pero la rápida evolución digital está dando lugar a innovaciones provenientes de otros ámbitos, y que podrían tener aplicaciones militares. Un ejemplo es el concepto de IoT, que ha surgido a raíz de las nuevas tecnologías de procesamiento y comunicaciones para el ámbito del consumo y las empresas, y que en los próximos años se expandirá a los ejércitos.

Actualmente ya se habla de la categoría de Internet of Military Things (IoMT), un conjunto de tecnologías que se encuentran en una etapa embrionaria de su desarrollo, pero que tiene el potencial de acelerar y aumentar la eficiencia del ciclo de observar, orientar, decidir y actuar (OODA) en los ejércitos avanzados. Así lo creen los investigadores de GlobalData, que anticipan una aceleración en el desarrollo de este concepto en los próximos años.

Según el doctor Lil Read, analista especializado en este campo en Global Data, “la información siempre ha estado, y siempre estará, en el centro de la guerra y para mantener e incrementar la ventaja competitiva en la guerra, las fuerzas deben comprender y explotar los vastos y constantes flujos de datos recopilados por una variedad de cosas conectadas. La información que se puede derivar de IoMT tiene el potencial de transformar la guerra y servir como un multiplicador de fuerza”.

Sus investigaciones revelan que las fuerzas militares modernas están invirtiendo muchos recursos en infraestructura de comando, control, comunicaciones, computación, inteligencia, vigilancia y reconocimiento (C4ISR), con el fin de ampliar sus capacidades para recopilar, analizar y transmitir datos. Esto permite mejorar el conocimiento de la situación, las comunicaciones y la planificación, pero con IoMT se puede reunir todo en un único ecosistema más y mejor interconectado.

Mediante el uso de sensores avanzados conectados a la red militar se puede ampliar el conocimiento de situaciones más complejas, mejorando la toma de decisiones en tiempo real, una cuestión clave en las zonas de conflicto y en el campo de batalla. Como explica Read, por ahora “existen múltiples barreras y desafíos para la adopción a gran escala de IoMT, incluso por parte de fuerzas avanzadas con grandes presupuestos”. Pero considera que la implementación de IoMT proporcionará numerosas ventajas, como una mayor interoperabilidad, un intercambio más fluido de información, más y mejor información para la toma de decisiones y una mejor percepción del panorama de amenazas de ciberseguridad”.