El gasto español en defensa aumenta para hacer frente a las amenazas híbridas

  • Seguridad

Fragata_F103_Barco_Defensa_Armada

Durante los últimos cinco años, el gasto del Estado español en defensa ha aumentado paulatinamente, y se espera que siga creciendo hasta 2026, lo que permitirá adaptarse al ritmo de la comunidad internacional. Pero la inversión no está destinada solo a las partidas tradicionales, sino que cada se destinan más recursos a la seguridad informática, a medida que aumentan las amenazas cibernéticas.

Recomendados: 

Dermofarm cuida de su correo electrónico con Barracuda y Sothis Leer 

Asegurando la calidad del dato con Data Quality Leer 

El panorama de la defensa nacional ha ido cambiando con el avance de las tecnologías digitales, y los países actualmente ya no son solo se enfrentan a peligros de naturaleza física y militar, sino que también deben protegerse contra las amenazas digitales. Por ello, el gasto en defensa sigue aumentando, a medida que los países buscan formas de luchar en el terreno de la silenciosa guerra cibernética. En el caso de España, según las cifras del último informe de GlobalData, entre 2017 y 2021 el gasto en defensa ha aumentado a una CAGR del 7,95%, pasando de 9.800 a 13.300 millones de dólares.

Los expertos esperan que esta tendencia continúe en los próximos cinco años, con previsiones de que el gasto en defensa aumentará hasta 18.300 millones de dólares para el año 2026. Afirman que esto responde a que el país está comprometido con la modernización de la plataforma informática de Defensa para mantener el ritmo de interoperabilidad de la OTAN, y responder al aumento constante de las amenazas híbridas.

Su investigación corrobora que España se ha visto muy afectada por la pandemia y las previsiones son que se recuperará más lentamente que otros países de nuestro entorno. Pero el gobierno quiere mantenerse al nivel en el campo de la defensa, y prepararse para el aumento de las amenazas cibernéticas en el futuro. Aunque el presupuesto nacional del país ha estado en un punto muerto en los dos últimos años, lo que obligó a basar los recursos destinados a la defensa en los presupuestos generales del Estado de 2018. Pero en 2021 se ha aprobado un nuevo aumento que permitirá ponerse a un nivel más acorde con el resto de Europa.

Según la Directiva de Defensa Nacional de 2020, ante los cambios que se están produciendo en el escenario geopolítico entre las grandes potencias económicas, las amenazas híbridas se vuelven más comunes, sobre todo los ciberataques y la desinformación. Por ello, se deben destinar más recursos a la investigación y el desarrollo en diferentes campos relacionados con la defensa.

En palabras de Vera Lin, analista asociada de Aeroespacial y Defensa en GlobalData, “se prevé que la asignación presupuestaria de España para adquisiciones aumente de 3.200 millones de dólares en 2022 a 4.300 millones en 2026. España ha inyectado un aumento considerable en adquisiciones en 2021, asignando 3.200 millones de dólares y logrando una tasa compuesta anual del 9,81% durante el período 2017-2021. En comparación con el gasto militar de la OTAN, España es uno de los países que más invierte en defensa, y es poco probable que el gasto alcance el 2% del PIB en 2026, ya que actualmente se sitúa en el 0,94% del PIB”.