Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La Armada Española moderniza el mantenimiento de sus buques con inteligencia artificial

  • Inteligencia Artificial

Fragata_F103_Barco_Defensa_Armada

A través de un acuerdo con una importante tecnológica nacional, la Armada Española ha implementado una revolucionaria tecnología de inteligencia artificial para mejorar el mantenimiento de sus barcos. Este nuevo sistema es capaz de aprender por sí mismo para mejorar su capacidad de anticipar fallos, tomando decisiones operativas que hasta ahora requerían la intervención del personal, y estaban sujetas a un elevado índice de error humano.

Recomendados: 

Inteligencia Artificial, ¿cómo lo aplico en mi empresa? Webinar

Revista digital IT Trends - En busca de la conectividad inteligente Leer 

Uno de los campos en los que la inteligencia artificial está empezando a mostrar verdadera utilidad es en el mantenimiento de infraestructuras de todo tipo. A través de sistemas como la analítica avanzada y el aprendizaje automático las máquinas son capaces de predecir mejor que las personas dónde y cuándo pueden producirse fallos de diversa naturaleza. Esto permite cambiar hacia un modelo con capacidades predictivas, que permite anticiparse a los problemas y llevar una mejor previsión de las revisiones necesarias, así como tener un mejor aprovisionamiento de repuestos, entre otras cosas.

Esta innovación ha llegado a la Armada Española a través de la empresa Indra, con la que ha firmado un acuerdo para implementar uno de los primeros sistemas de IA con capacidad para aprender por sí mismo y tomar decisiones de forma independiente, sin necesidad de la intervención humana. Este nuevo sistema se ha diseñado especialmente para que sea capaz de anticiparse a los fallos y optimizar al máximo los procesos de mantenimiento de los buques más modernos de la flota.

Según sus creadores, constituye un gran avance en lo que denominan inteligencia artificial “no supervisada”, que por el momento se había aplicado casi exclusivamente en diversos campos del a investigación académica, pero sin apenas aplicaciones en una industria real. Esta modalidad de IA se basa en que no requiere que le den instrucciones para resolver un problema, sino que aplica las matemáticas y la lógica para determinar qué soluciones puede haber para cada problema que se le plantea, y decide cuál es la mejor en cada caso, sin que un humano deba indicarle el camino o le procedimiento a seguir.

El proyecto liderado por Indra, denominado Soprene, se ha probado con éxito durante los últimos cinco años en los motores de las fragatas F100 y en los Buques de Acción Marítima (BAM). En este tiempo, la IA ha sido alimentada con los datos históricos almacenados en el Centro de Supervisión y Análisis de Datos Monitorizados de la Armada (CESADAR), situado en Cartagena (Murcia). Y gracias a ello ha sido capaz de aprender su funcionamiento con todo detalle, proporcionando predicciones muy precisas de los futuros fallos y averías que se producirían, lo que ha permitido anticiparse a problemas y optimizar el funcionamiento mecánicos de estos barcos.

El éxito en esta primera etapa sienta las bases de una modernización que se extenderá probablemente a otras categorías de buques de la Armada e, incluso, a otros campos de la defensa nacional y al ámbito civil. Sobre todo porque ha demostrado capacidades nunca vistas hasta ahora en un sistema de mantenimiento basado en IA, como la capacidad de anticipar averías que nunca antes no se han producido, y que escapan a las pruebas que se pueden realizar en los laboratorios donde se testean los diseños de los barcos, por cuestiones técnicas o de costes.