Las ventas de portátiles caerán más de lo previsto en 2022

  • Infraestructura

Asus portatil teletrabajo

El mercado de portátiles ha subido como la espuma en los dos últimos años y en 2022 las ventas se están enfriando, a medida que desciende la demanda del gran consumo y de sectores como el educativo. Los envíos se han reducido considerablemente en el segundo trimestre y no se esperan repuntes destacables en lo que queda de año, lo que resultará en un año de gran descenso interanual en los envíos y los ingresos de la industria.

Las últimas cifras publicadas por TrendForce indican que los envíos mundiales de portátiles se redujeron un 17,7% trimestral en el segundo cuarto de 2022, quedando en unos 45,74 millones de unidades. Esto marca el trimestre más bajo desde el inicio de la pandemia, y para los expertos se trata de un signo claro de cómo el mercado se prepara para una etapa de retroceso. Destacan que la reducción de demanda de equipos para la educación arroja malas perspectivas para el segmento de Chromebooks, mientras que la caída de demanda entre el gran consumo afectará a muchas categorías de portátiles tradicionales.

La creciente inflación perjudicará sobre todo a los mercados de Estados Unidos y Europa, que verán las mayores caídas en lo que resta de año. Por otro lado, los confinamientos que se están imponiendo en regiones del Este de China están afectando mucho a la cadena de suministro global y al propio mercado chino, que completa las tres regiones más importantes para el mercado global de portátiles.

En TrendForce destacan también que el regreso a las oficinas y el aumento de los tipos de interés y la inflación están impactando de lleno en el mercado estadounidense. Además, las malas perspectivas económicas de las grandes empresas están llevando a una contención del gasto de capital, que llevará a una reducción o paralización de la compra de nuevos equipos. Ya se están viendo signos de esto en las cifras del primer semestre, cuando los envíos globales han disminuido un 14,7% interanual hasta unos 100 millones de unidades. Y los expertos han revisado a la baja sus previsiones para todo 2022, que en su opinión se cerrará con unos 195 millones de unidades enviadas.

De cara al tercer trimestre se espera un cierto colapso de la economía global, con nuevos aumentos de los tipos de interés y de la inflación, que incrementarán la incertidumbre y llevarán a las empresas y los consumidores a reducir el gasto en dispositivos. Por ello, consideran que la tradicional temporada alta del segundo semestre no se producirá en 2022, y las ventas en la segunda mitad del año se reducirán un 7,5% con respecto al primer semestre. Por el momento no ofrecen perspectivas para el año que viene y, aunque algunos analistas pronostican que la recuperación del mercado llegará en 2023, todavía no está claro cómo se desarrollarán los acontecimientos en los próximos trimestres.