Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El valor del CIO crecerá con la llegada de la IA

  • Inteligencia Artificial

Inteligencia artificial_4

Implementar tecnologías de inteligencia artificial supone un gran reto para las organizaciones, que deben adaptar su infraestructura TI y su forma de trabajar a diferentes niveles. En este contexto, el CIO adquiere una importancia capital para el éxito de esta evolución tecnológica, y debe convertirse en el catalizador del cambio hacia una nueva era en la inteligencia empresarial.

En los próximos años las empresas ahondarán más en el proceso de digitalización, sirviéndose de las nuevas tecnologías para optimizar sus recursos, desarrollar nuevos servicios y modelos operativos y de negocio basados en el poder de la información. Este cambio incluye la llegada de tecnologías disruptivas como la inteligencia artificial, que se convertirá en el motor principal del análisis avanzado de datos, los asistentes digitales, la administración general, la operativa interna y externa, y la mejora de la experiencia del cliente, entre otros ámbitos. El viaje para alcanzar estos ambiciosos objetivos es largo, y se necesita un líder digital capaz de guiar a la organización hacia el éxito.

Todos los expertos, desde los principales actores de la industria hasta los analistas de firmas como IDC o Gartner coinciden en que el CIO es la figura clave en todos los procesos de transformación digital. Y, en cuanto a la inteligencia artificial, se definen dos papeles fundamentales para este responsable tecnológico. Por un lado, debe ser el artífice de la implementación de esta tecnología en sus diferentes formas. Por otro, debe actuar como gestor de las consecuencias que se deriven de este gran cambio. Según indica Gartner, la IA traerá una mayor automatización de las tareas más mecánicas y repetitivas, por lo que el CIO deberá impulsar el cambio de su plantilla hacia tareas más creativas, que permitan aportar nuevo valor a la empresa.

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Por ejemplo, en cuanto a la atención al cliente, los nuevos bots conversacionales impulsados por la IA reducirán la carga de trabajo de este departamento, haciendo que el personal se pueda centrar en atender mejor a los clientes que requieran soluciones a problemas más complejos. Esto no solo permitirá mejorar el trabajo de los propios empleados, sino que les permitirá enfocarse más en desarrollar nuevas estrategias para mejorar la experiencia del cliente. Pero en el propio departamento de TI también se producirán grandes cambios, y el CIO deberá estar al frente de su equipo como promotor de un nuevo ecosistema laboral y tecnológico. Con la IA gestionando cada vez más aspectos de la operativa de la empresa y del funcionamiento de la infraestructura TI y los servicios digitales, el CIO debe redirigir los esfuerzos y el talento de su equipo para avanzar en la transformación digital desde el punto de vista más tecnológico.

Asimismo, debe estar en contacto con los demás departamentos para estar al día en las necesidades técnicas de cada área de la empresa, y así seguir impulsando la innovación para desarrollar más sistemas y servicios digitales que apoyen el trabajo dentro de toda la organización. Y, como último papel fundamental del CIO en relación a la introducción de Inteligencia artificial, debe hacer entender al equipo directivo que la apuesta por la IA es a futuro. Y que, como ocurre con el proceso general de transformación digital de la empresa, no proporcionará beneficios inmediatos a la organización, especialmente económicos. Pero necesitará hacerles entender que estas nuevas tecnologías sentarán las bases para el futuro de los negocios, en los que será vital contar con la IA para obtener conclusiones e información clave que provendrá del análisis en tiempo real. Para ello el CIO deberá encontrar el mejor balance entre la inversión en tecnología y los resultados para la compañía, y “venderles” este concepto a los directivos para obtener su apoyo a largo plazo.