Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La inversión en IA en Europa crecerá hasta 5.200 millones en 2019

  • Inteligencia Artificial

GMV Inteligencia Artificial

El gasto de las organizaciones europeas en inteligencia artificial crecerá de forma acelerada durante este año, con inversiones en todas las industrias de la región. Según los expertos de IDC, las principales causas de este incremento serán el avance de la automatización y la necesidad de mejorar la experiencia del cliente, campos en los que la IA se ha convertido en fundamental.

A medida que las empresas europeas tratan de avanzar en la transformación digital y en los nuevos modelos de negocio impulsados por los datos la inteligencia artificial está cobrando más y más importancia. Por ello, según el último informe de IDC, el gasto de las organizaciones europeas en IA crecerá a gran velocidad en 2019, alcanzando 5.200 millones de dólares, un 49% más que en 2018.

Los expertos señalan que muchas empresas han superado las fases de experimentación, pasando a la implementación de la IA en casos de uso reales. Según sus datos, el 34% ya han adoptado la IA o lo habrán hecho a finales de este año, y lo harán en una amplia variedad de aplicaciones. Además, se prevé que para 2022 el gasto en inteligencia artificial en Europa crecerá hasta 13.500 millones de dólares, lo que indica que se está produciendo una carrera a toda velocidad para avanzar en este campo.

Según los analistas de IDC, la IA está cambiando las reglas de juego en entornos altamente competitivos, sobre todo en las industrias orientadas a los consumidores como el comercio minorista y las finanzas. En estos sectores la inteligencia artificial tiene un enorme potencial para mejorar la experiencia del cliente, por ejemplo, mediante asistentes virtuales, recomendaciones de productos personalizadas o búsquedas visuales.

Como señaló Andrea Minonne, analista de investigación de IDC Customer Insight & Analysys de Europa, “Muchos minoristas europeos, como Sephora, ASOS y Zara, así como bancos como NatWest y HSBC, ya están experimentando los beneficios de la inteligencia artificial, que incluyen un mayor número de visitas a las tiendas, mayores ingresos, menores costos y un customer journey viajes más agradable y personalizados”. Y añadió que “Los casos de uso específicos de la industria relacionados con la automatización de procesos se están convirtiendo en una práctica generalizada, y el foco está orientado hacia el uso de la próxima generación de inteligencia artificial para fines de personalización o predictivos”.

Por otra parte, la expansión de la inteligencia artificial se enfrenta a diversas barreras en sectores concretos. Por ejemplo, en el ámbito de la salud, las limitaciones que puede imponer la GDPR y la escasez de presupuestos públicos puede frenar la adopción de esta tecnología. Aunque los analistas esperan que para 2022 la atención médica sea uno de los campos de mayor crecimiento para la IA en la región.

Mientras tanto, consciente del papel clave que tendrá la inteligencia artificial en la transformación digital de las organizaciones y los gobiernos en la región, la Comisión Europea ha incrementado sus inversiones en investigación y desarrollo. Un ejemplo de ello es la dotación de 1.500 millones de dólares en el marco del programa “Horizonte 2020”, para apoyar a los centros de investigación dedicados a la IA.