Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aumenta el uso de la inteligencia artificial en todo el mundo

  • Inteligencia Artificial

inteligencia artificial IA

En el último año las empresas de todo el mundo han incrementado un 25% el uso de la inteligencia artificial, y se ha registrado que solo en 2019 un 58% de ellas han incorporado una capacidad de IA a su negocio. Este porcentaje ha crecido con respecto al año anterior, una tendencia impulsada por el éxito que se ha logrado con las implementaciones anteriores.

La consultora especializada McKinsey ha elaborado un nuevo informe anual sobre el avance en el uso de la inteligencia artificial, que revela que las empresas de todo el mundo continúan incrementando la aplicación de esta tecnología, un aumento que en 2019 cifran en un 25%. Según sus investigaciones el año pasado el 58% de las organizaciones a nivel mundial ha añadido al menos una nueva capacidad o herramienta de inteligencia artificial, cuando en 2018 el porcentaje fue del 47%.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Este informe se basa en una encuesta realizada a 2.360 participantes de diferentes regiones e industrias, en la que se han realizado 33 preguntas sobre los casos de uso de la inteligencia artificial en sus respectivas empresas. El objetivo era comprender mejor cómo está avanzando el uso de esta tecnología y qué beneficios está aportando a las empresas. Los porcentajes anteriores muestran cómo está aumentando el uso de la IA en general, y los expertos señalan que esta tendencia se está produciendo de forma muy generalizada.

En cuanto a los beneficios de la IA, la mayor parte de los ejecutivos cuyas empresas han adoptado alguna forma de inteligencia artificial reportan beneficios importantes, fruto de este avance. En concreto, el 44% afirma que la inteligencia artificial ha ayudado a reducir los costes. Y un 30% indica que sus empresas usan la IA en productos o procesos relacionados con diferentes funciones y proceso dentro de la organización, un porcentaje mucho mayor que el 12% registrado en 2018.

Por otro lado, un 63% de los encuestados en general, de todos los sectores analizados, afirma que la incorporación de esta tecnología ha generado un aumento de ingresos en las unidades de negocio donde han implementado la IA. El aumento más importante en el uso de esta tecnología se ha dado en el sector retail, donde un 60% de las empresas ha agregado al menos una capacidad de IA este año pasado, lo que supone un destacable 35% más que en 2018.

De cara al futuro, la encuesta anual de McKinsey revela que un 74% de las empresas que ya han implementado la IA de alguna forma tiene previsto expandir su uso en los próximos tres años. Y más de la mitad de los entrevistados prevé un incremento del 10% o más, aunque son las empresas de mayor rendimiento las que tienen planes más ambiciosos para la adopción de la IA en el futuro. Porque un 30% de ellas prevén incrementar sus inversiones en IA en un 50% en el futuro, mientras que solo lo harán un 9% del resto de organizaciones.

Pero lograr los objetivos marcados para la implementación de la inteligencia artificial requiere superar ciertos retos, y los expertos de McKinsey destacan varios. Por ejemplo, que los líderes de negocio, analítica y TI deben trabajar juntos y conocer l valor que puede aportar la IA en sus respectivos campos. Además, destacan que se necesita reforzar el talento de la organización en el campo de la inteligencia artificial, una asignatura pendiente en muchas empresas, aunque no tanto en las de mayor rendimiento.

Además, es fundamental abordar determinados riesgos inherentes al uso de la inteligencia artificial, en materias como la privacidad de los datos o sobre el sesgo en el análisis e interpretación de la información. Peor pocas empresas son capaces de detectar estos peligros, y menos aún están tomando medidas para protegerse. Según la encuesta de McKinsey, solo un 41% de los entrevistados identifica los riesgos a los que se enfrentan con el uso de la IA en su organización.