Aumenta el uso de la IA entre los fabricantes de Medio Oriente y África

  • Inteligencia Artificial

IA - industria manufacturera

La digitalización del sector manufacturero en esta región está enfocándose cada vez más hacia la personalización de productos, para lo que las empresas están derivando gran parte del gasto en TI hacia la inteligencia artificial. Los expertos de IDC indican que sus inversiones en tecnologías de la información seguirán creciendo en los próximos años, pudiendo superar los 6.000 millones de dólares para 2023.

En su última investigación, la consultora IDC afirma que los fabricantes de la región de Medio Oriente y África gastaron en 2019 unos 5.020 millones de dólares en tecnologías de la información. Y prevén que este año se alcanzarán unos 5.220 millones, registrando una tasa de crecimiento interanual compuesta del 4,6% entre 2019 y 2023, para cuando se espera que llegue a unos 6.020 millones.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

Según comentó en su informe Ranjit Rajan, vicepresidente asociado de investigación de IDC para Medio Oriente, Turquía y África, “el sector manufacturero de Medio Oriente está pasando por una transformación caracterizada por los esfuerzos de diversificación y creación de valor de los gobiernos nacionales. Al mismo tiempo, los fabricantes están realizando esfuerzos de digitalización bajo el paraguas de la Industria 4.0, ya que se esfuerzan por hacer más con menos, aumentando su eficiencia y reduciendo costos”.

También destacó el cambio de enfoque de la industria hacia la mejora de la calidad de los productos, para lo que están recurriendo a las tecnologías de vanguardia como la inteligencia artificial, la robótica, IoT industria, la impresión 3D y la realidad virtual y aumentada. En su opinión, “Estos esfuerzos de transformación digital tienen como objetivo construir una infraestructura digital para complementar la infraestructura física existente, utilizando los datos como un recurso estratégico y táctico, reinventando el entorno de la fábrica con un número creciente de máquinas que trabajan junto con las personas, y proporcionando productos y servicios mejorados digitalmente a los clientes”.

En este camino la inteligencia artificial se convierte en un puto central de la estrategia, ya que permite la creación de una cadena de suministro automatizada, en la que la mayor parte de los procesos funcionan sin la intervención de las personas. En opinión de los expertos de IDC, las empresas de la industria manufacturera de Medio Oriente y África están decididas a adoptar estas tecnologías en su máxima expresión, permitiendo que las máquinas tomen decisiones en la mayoría de los caos sin consultar a los humanos.

Por ello, prevén que para 2022 la mitad de las cadenas de suministro de fabricación habrán invertido en la capacidad de recuperación de su cadena de suministro y en inteligencia artificial, logrando aumentar la productividad en un 15%. Por otro lado, de cara al consumidor final, esperan poder personalizar sus productos a escala, se está apostando más por la micrologística, con almacenes locales más pequeños. Según las previsiones de IDC, para 2024 en torno al 75% de las empresas de fabricación orientadas al consumidor habrán transformado sus cadenas de suministro para gestionar la personalización a escala.