Rusia podría bloquear las redes sociales extranjeras

  • Líderes digitales

Moscu Rusia

El gobierno ruso ha presentado un proyecto de ley con el que pretende otorgar poderes al ejecutivo que le permitirían bloquear a los gigantes tecnológicos de las redes sociales. Esto forma parte de la estrategia del Kremlin para controlar más las actividades de sus ciudadanos y de las empresas extranjeras que operan en el país, especialmente las de ámbito tecnológico.

Recomendados: 

IT Trends 2021. La TI salva el negocio Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI?Leer 

Desde hace tiempo, Rusia se ha propuesto controlar a fondo el ecosistema digital que utilizan sus ciudadanos, intentando incluso construir sus propias redes de Internet para no depender de proveedores y operadores de red extranjeros. Uno de los puntos centrales de esta estrategia es controlar los nodos de interconexión, pero otro pasa por monitorizar los principales canales de comunicación e información a los que recurre la población, que son las redes sociales.

Como han informado desde la agencia Reuters, para lograrlo, el gobierno del país acaba de anunciar un proyecto de ley con el que pretende otorgarse el derecho a prohibir las actividades de las redes sociales norteamericanas, que son las más extendidas por todo el mundo. Explican que con ello quieren acabar con la discriminación a la que se están viendo sometidos los medios de comunicación rusos, algo que acompañará al resto de iniciativas que está llevando a cabo el país para construir su futura red de “Internet soberana”.

Para muchos, esto supondría aislarse del resto del mundo, pero la intención del ejecutivo ruso es tener el control absoluto de lo que sucede en las redes de datos que operan en el país, evitando injerencias indeseadas del extranjero. Asimismo, muchas voces se han alzado para alertar de que esto supondría una violación de la privacidad de los ciudadanos y las empresas rusas permitiendo al gobierno ejercer un control totalitario sobre el ecosistema digital en el país.

Sea como fuere, Rusia está decidida a no ceder ante la supremacía de las empresas tecnológicas estadounidenses, bloqueando a proveedores de internet convencionales, internet por satélite, servicios en la nube y redes sociales. Según el comunicado que ha emitido el ejecutivo para comunicar este proyecto de ley, “la urgencia en la adopción del proyecto de ley se debe a numerosos casos de restricción injustificada del acceso de los ciudadanos rusos a la información en los medios rusos por parte de ciertos recursos de Internet, incluidos los registrados fuera de Rusia”.

Aunque, antes de convertirse en una ley definitiva, el proyecto deberá ser aprobado por la cámara baja del parlamento y, después, por la cámara alta, para después pasar a ser firmado por el presidente. Si se logra, el regulador estatal de comunicaciones podrá bloquear total o parcialmente las redes sociales extranjeras, aunque no está claro bajo qué supuestos. Esto da pie a numerosas especulaciones, pero dado el historial de este gobierno, cabe suponer que este organismo velará por que no se difundan informaciones contrarias al gobierno a través de estos medios, limitando aún más la libertad y pluralidad informativa en el país.