Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El comercio minorista apuesta fuerte por las infraestructuras de nube híbrida

  • Negocios

cloud hibrida

Las organizaciones están migrando con rapidez de sus tradicionales modelos de infraestructura TI hacia la nube pública, y uno de los sectores que más está avanzando en este sentido es el del comercio minorista. En su camino hacia la digitalización, estas empresas están optando mayoritariamente por arquitecturas de nube híbrida, en las que encuentran las mayores ventajas y los menores costes operativos.

El comercio minorista es uno de los sectores que más prisa tiene por completar las primeras fases de la transformación digital, ya que la adopción de las nuevas tecnologías centradas en los datos les puede proporcionar beneficios directos más rápido que en otros sectores. Además, la competencia es feroz, especialmente con los grandes minoristas online, lo que está impulsando la adopción de la nube como soporte principal para sus aplicaciones y servicios digitales.

Según muestra un reciente estudio elaborado por Vanson Bourne, para el que se ha entrevistado a más de 2.300 responsables de TI de numerosos sectores en las principales regiones del mundo, la tasa global de adopción de la nube pública se encuentra en el 12%, pero el comercio minorista ha registrado un porcentaje del 15%. Además, esta investigación de mercado revela que esta industria es la segunda en cuanto a la adopción de modelos de nube híbrida, con una tasa del 21%. Además, dentro de las diferentes modalidades de nube, el 93% de los representantes de esta industria han declarado que la modalidad que prefieren es la nube híbrida, lo que supera la media registrada en otros muchos sectores.

Esta rápida adopción responde a las nuevas necesidades de los clientes, que ya esperan disfrutar de una experiencia onmicanal satisfactoria, tanto en las tiendas físicas como online y en otras plataformas como las aplicaciones móviles o los Smart TV, entre otros. Esto pasa por capturar ingentes cantidades de datos, que deben ser securizados, analizados e interpretados para extraer la información valiosa para mejorar la experiencia del cliente y aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías movidas por los datos.

Con estas necesidades en el horizonte más cercano, el sector está adoptando masivamente los servicios en la nube pública, haciéndolo más rápido que en casi todos los demás de sectores. Y su gran necesidad de avanzar en el ámbito digital hará que en dos años la cifra crezca hasta el 22% o más, especialmente enfocándose en las arquitecturas de nube híbrida, una modalidad que proporciona más flexibilidad y un mayor control del gasto. Esto tiene mucho que ver con la variabilidad inherente al sector minorista, cuyas tendencias estacionales generan grandes variaciones en la actividad de los clientes y, por tanto, en las necesidades de espacio de almacenamiento, la capacidad de cómputo y la actividad general de los sistemas TI.

Gracias a la nube, las empresas del comercio minorista pueden controlar el gasto mejor que las de otros sectores, y en torno a un 69% de los encuestados para este estudio afirmaron que los gastos en la nube pública estuvieron dentro o por debajo de su presupuesto inicial. Y solo el 29% dijo que se habían superado, frente a la media global del 35%. Pero esto tendrá un impacto importante en el área del talento, ya que los minoristas se enfrentan a una gran escasez de profesionales cualificados para trabajar en estos entornos, lo que disparará el coste de las contrataciones y la capacitación en campos clave como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. En cualquier caso, las modalidades de infraestructura de nube híbrida son las más adecuadas y las preferidas por las empresas del sector minorista, lo que impulsará la adopción de estos servicios en los próximos años, a medida que la industria avance en la digitalización y en campos clave para este sector, como la mejora de la experiencia del cliente.