Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La falta de habilidades digitales es un reto a superar para los líderes de TI

  • Negocios

formacion empleo

En el camino hacia la transformación digital las organizaciones no solo necesitan invertir en nuevas tecnologías, sino que deben contar con una fuerza laboral cualificada. Pero los líderes de TI se están enfrentando a una importante brecha de habilidades en las áreas digitales, especialmente en las relacionadas con la inteligencia artificial.

Los expertos en transformación digital y en nuevas tecnologías pronostican un importante crecimiento en el uso de la inteligencia artificial, la automatización y las tecnologías basadas en Internet of Things en los próximos dos años. Así lo muestra el último informe publicado por la consultora Deloitte, para el que han entrevistado a más de 150 líderes digitales del Reino Unido, tanto en el sector público como en el privado. Su estudio identifica los retos más importantes a los que se deberán enfrentar los CIOs y los líderes digitales de las organizaciones que quieran avanzar en la transformación digital, que tienen mucho que ver con las capacidades digitales dentro de la empresa, y que se pueden extrapolar a otros países del ámbito europeo.

Por una parte, en la mayoría de los caos la fuerza laboral preexistente en sus empresas no cuenta con los conocimientos ni las habilidades necesarias para trabajar con las nuevas tecnologías digitales, muy especialmente las vinculadas a la inteligencia artificial. Por otro, las nuevas incorporaciones de personal joven, proveniente directamente de las universidades, no ha sido formado en estas disciplinas. Y esto es un freno importante para el progreso digital de la organización.

Las cifras actuales muestran que ha crecido el porcentaje de organizaciones que han llegado a un nivel razonable de madurez digital, pero el 28% aún se encuentra en las primeras fases de este proceso de cambio. Y, a pesar de que está aumentando el porcentaje de CIOs y directores de áreas digitales que confían en sus capacidades para avanzar con éxito en la transformación digital, dos de cada cinco de los que están en estas primeras fases de digitalización no se sienten listos para desarrollar con éxito una estrategia digital.

Según apunta Deloitte, y otros expertos en transformación digital, los líderes que están avanzando con mejor ritmo en este proceso de cambio adoptan una serie de actitudes que facilitan su labor. Por un lado, se toman descansos de sus tareas habituales para aprender las particularidades de las nuevas tecnologías, que después transmitirán a sus equipos. Por otro, se informan a través de medios escritos y digitales sobre los nuevos avances, y adquieren los últimos dispositivos de consumo para probarlos ellos mismos o sus familiares, en su vida privada.

En unas declaraciones recientes al medio Computer Weekly, Oliver Vernon-Harcourt, socio de Deloitte, dijo que “Los líderes confiados muestran una propensión a aprender por sí mismos de forma natural, buscando el contenido y la capacitación disponible dentro de su propia organización, leyendo medios no tradicionales y siendo un poco más exploradores en su sed de conocimiento”. Estas actitudes favorecen el aprendizaje y la adquisición de conocimientos tanto generales como específicos sobre las nuevas tecnologías, dentro y fuera de la organización, y prepara mejor a los líderes digitales para enfrentar los retos de la transformación digital.

La encuesta ha revelado además que los responsables de tecnología y los CIOs señalan a la inteligencia artificial como la tecnología más importante para sus organizaciones, después de la nube, la seguridad cibernética y la analítica de datos. Según sus datos, más del 40% de los ejecutivos ya ha invertido en IA, y otro porcentaje similar lo hará en los próximos dos años. Esto se está haciendo sobre todo a través de comprar software CRM y sistemas ERP con inteligencia integrada, lo que les permite contener lo costes a medida que experimentan con la IA. Pero tienen planes de integrar estas capacidades para mejorar el servicio al cliente, logrando una amplia personalización, incrementando la eficiencia de los procesos y de las operaciones comerciales internas. Por ahora, solo el 21% identifica casos de uso concretos para la IA, y el 43% está ejecutando programas piloto, pero son pocos los que han trasladado las capacidades de IA a múltiples funciones y áreas de negocio.

Aunque está bastante claro que este es el futuro en los negocios, para aprovechar con éxito las capacidades que aporta la inteligencia artificial, los líderes digitales deberán enfrentarse a retos importantes dentro de la organización. Además de la falta de capacitación del personal, que supone un freno importante en las estrategias digitales, deberán abordar otras cuestiones muy importantes, como la aplicación de la ética en las operaciones controladas por la inteligencia artificial.