Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Aumenta el gasto mundial en comercio digital

  • Negocios

wearable pago

Las empresas del comercio minorista están apostando cada vez más por las plataformas de eRetail, acompañando la tendencia de los consumidores de comprar todo tipo de bienes de consumo a través de Internet. Según los expertos, esto impulsará el gasto mundial en comercio digital, que crecerá un 66% en los próximos cinco años, llegando a unos 18,7 trillones de dólares para el año 2025.

A medida que la digitalización va permeando en diferentes capas de la sociedad, los consumidores ven más beneficios en la compra de bienes por Internet, algo que se puede hacer cómodamente desde casa, desde la oficina o a través de aplicaciones para dispositivos móviles. En este mercado las tecnologías digitales están habilitando nuevas posibilidades tanto para los vendedores como para los consumidores, lo que continúa transformando la forma de entender el comercio en su totalidad, desde la búsqueda de productos a la propia compra y los procesos postventa.

En este contexto, las tendencias de compra se dirigen cada vez más al eRetail, y los expertos prevén que el gasto en comercio digital va a crecer un 66% entre 2019 y 2025, pasando de una estimación de 11,2 trillones de dólares para finales de este año a unos 18,7 trillones a final de este período. Estas son las cifras recogidas en el último informe de comercio digital elaborado por la firma Juniper Research.

En este estudio, además, se indica que el segmento más grande de este mercado en estos años va a ser el de la compra a distancia de bienes físicos, que este año acaparará casi el 27% de todo el gasto en comercio digital. Al margen de esto, los expertos afirman que las tendencias de crecimiento del gasto en eRetail se deben fundamentalmente a las mejoras que están introduciendo los minoristas nativos digitales, muy enfocados a proporcionar una gran experiencia omnicanal.

Y también a la mayor participación en el comercio en general de los clientes nativos digitales, que prefieren realizar sus compras a través de Internet, usar medios de pago digitales y apostar por los vendedores más avezados en el universo digital. Además, los expertos afirman que el siguiente campo de batalla entre los minoristas online es la experiencia de usuario a través de los canales digitales. Y también será fundamental para el éxito reducir la fricción en los procesos de pago, manteniendo los requisitos de seguridad.

Esto se debe a que se ha comprobado que uno de los principales impulsores del gasto en comercio digital es la facilidad para realizar transferencias de dinero y pagos directos a través de medios digitales. Y según esta investigación este tipo de formas de pago crecerán un 85% en los próximos 5 años. Y, aunque lo más importante serán las transferencias de dinero nacionales, se espera que la actividad de comercio electrónico internacional crezca, impulsando el uso de tecnologías de pago digital transfronterizas seguras.

Otro dato interesante es que os pagos a través de dispositivos IoT aumentarán, especialmente a través de los ecosistemas tecnológicos del hogar inteligente y de los vehículos conectados. Porque estos dos entornos están viviendo una época dorada en la digitalización, y están surgiendo nuevas e interesantes posibilidades para impulsar la comercialización de bienes y servicios desde casa o durante los trayectos en vehículos personales. En general, se espera que el comercio digital a través de IoT alcance un valor de 32.000 millones de dólares para 2024, un importante incremento desde los 1.800 millones estimados para este año.

Aunque los expertos aclaran que estos ecosistemas digitales emergentes no serán los principales impulsores del gasto en comercio digital. Según sus previsiones, el máximo responsable será la tendencia de los consumidores a sustituir los pagos con tarjeta a los medios de pago puramente digitales, que cada vez están más presentes en las plataformas de comercio electrónico, y que están comenzando a usarse más en las propias tiendas físicas.