Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Las organizaciones revisan sus planes de outsourcing para reducir el riesgo geopolítico

  • Negocios

outsourcing

Así lo constata un reciente estudio de la consultora Gartner, donde se aprecia que los ejecutivos encargados del abastecimiento, la adquisición y la gestión de proveedores están replanteándose sus estrategias para mitigar los riesgos de la inestabilidad geopolítica. Y se prevé que esto tendrá un impacto significativo en el mercado de servicios offshore, que podría ver grandes cambios en los próximos años.

Los analistas de Gartner plantearon este estudio para comprender cómo están creciendo e impactando las preocupaciones de las organizaciones por las malas relaciones geopolíticas internacionales. Principalmente por el conflicto comercial entre Estados Unidos y China, pero también por procesos como el Brexit o las tensiones políticas en Hong Kong, que es la puerta de entrada a los mercados asiáticos.

Estas situaciones tienen un importante impacto en las operaciones de las empresas globales, y los ejecutivos encargados de la contratación y la gestión de proveedores externos están cada vez más preocupados por el impacto que esto pueda tener en los negocios. Por ello, se están replanteando sus estrategias de externalización de recursos y servicios, lo que probablemente modificará la relación que existe actualmente entre los recursos onshore, nearshore y offshore, que dejarán de seguir un patrón estable.

En palabras de Jim Longwood, vicepresidente de investigación de Gartner, “La estabilidad política y económica es un factor importante en los acuerdos de subcontratación externa. Gartner ha comenzado a responder más preguntas de los clientes sobre cómo abordar estos escenarios. Esto incluye si se debe detener el suministro de servicios de un país en particular, trasladar los servicios a otro país o traerlos de vuelta a tierra. Cada opción es bastante costosa y puede interrumpir la entrega del servicio en el corto a mediano plazo”.

Esto tendrá un impacto importante en la industria del outsourcing en regiones como China, que actualmente exporta servicios de aplicaciones de TI y proceso de negocio por valor de unos 10.000 millones de dólares al año, principalmente a Estados Unidos, Europa Occidental y Asia Pacífico. Por su parte, India ha generado más de 45.000 millones de dólares en el mercado global de outsourcing en 2018, otro país donde este sector se podría ver muy afectado por los vientos de cambio.

Como dijo Longwood, “El progreso de las conversaciones comerciales puede dificultar la capacidad de China de prestar servicios de TI. Las preocupaciones incluyen la interrupción potencial o el cese de los servicios, el aumento del impuesto agregado a las tarifas de mano de obra de exportación y la reducción de la calidad del servicio debido a las reacciones" patrióticas "del personal local. Sin embargo, la inestabilidad no se limita a la situación de EEUU y China. Todas las organizaciones deberían revisar sus acuerdos de deslocalización”.

Esto llevará a que cada vez más empresas se replanteen sus estrategias de abastecimiento, diversificando sus proveedores y escogiendo empresas de diferentes países para evitar los riesgos de bloqueo o sobrecoste derivados de la inestabilidad geopolítica. Según los pronósticos de Gartner, de ahora hasta 2022 el potencial de conflictos geopolíticos acelerará la adopción de automatización inteligente de servicios administrados en más de un 25%. Y también impulsará un cambio en los planes de contingencia de las organizaciones, que pasarán de depender de un proveedor único en un solo país a diversificarse en diferentes proveedores localizados en diferentes países e, incluso, regiones.

Según Longwood, “Aunque no se puede controlar una interrupción repentina de la prestación del servicio debido a eventos inesperados, se puede estar preparado para ello”. Por ello, recomienda consultar “con los proveedores de servicios para determinar qué programas de recuperación ante desastres tienen implementados para los clientes, y que se trabaje con ellos para crear un plan de continuidad comercial viable”.