Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La asistencia médica se adentra en la era digital

  • Negocios

Investigación

En los últimos tiempos están surgiendo más aplicaciones para las nuevas tecnologías en el campo de la atención sanitaria, desde dispositivos conectados a sistemas digitales avanzados para analizar los datos de las pruebas médicas. Y en los próximos años se prevé un boom de nuevos dispositivos, infraestructuras y servicios digitales que cambiarán radicalmente la forma de trabajar en los hospitales y consultorios.

La transformación que trae consigo la era digital va calando en nuevos sectores de la sociedad y la economía, y una de las industrias que más potencial de transformación está mostrando de cara a los próximos años es la de atención sanitaria. YA se están comenzando a ver los primeros desarrollos verdaderamente sólidos en materia de monitorización constante a través de dispositivos conectados, o de asistencia y potenciación del diagnóstico gracias a la inteligencia artificial y a las nuevas tecnologías de analítica avanzada en tiempo real.

Además, la base tecnológica que sustentará el trabajo en hospitales y otros centros médicos está dando un salto hacia adelante con la incorporación de infraestructuras TI perimetrales que dotan a estas instalaciones de capacidades avanzadas de computación, volviéndolas más independientes de los sistemas centrales y más efectivas en su trabajo con la información, y también en la gestión de los servicios que proporcionan a los ciudadanos.

Aunque los expertos afirman que una de las mayores revoluciones se va a ver en el ámbito de a atención médica portátil, gracias a la creación de nuevos sensores más precisos, específicos y ligeros, que se pueden instalar en dispositivos wearables, permitiendo monitorizar a distancia las condiciones de numerosos tipos de pacientes. Esto es un salto evolutivo inmenso en cuanto a la medicina preventiva y, según un reciente informe de la firma Berg Insight, para el año 2023 ya se habrán enviado unos 239 millones de dispositivos a todo el mundo.

Estos nuevos dispositivos de salud personalizados no solo serán independientes, sino que sus capacidades estarán cada vez más integradas en otros tipos de dispositivos IoT, como smartwatches y monitores de actividad, y también se irán integrando poco a poco en otros aparatos vinculados a la medicina y la atención sanitaria. Por ejemplo, a las extremidades robóticas y exoesqueletos de uso médico, a las prótesis mecánicas clásicas y a otras máquinas que se usan para ayudar a los pacientes en numerosos casos de problemas de movilidad.

Todo esto está abriendo un nuevo y muy amplio campo tanto para las empresas tradicionales de estos segmentos como para nuevas firmas emergentes que quieran explorar las múltiples posibilidades de la aplicación de las nuevas tecnologías al campo de la atención sanitaria. Tanto para la monitorización remota como para la ayuda en los propios hospitales, centros de rehabilitación y en el cuidado dentro del hogar, ámbitos en los que la robótica, las comunicaciones y la monitorización encontrarán una fuerte sinergia en los próximos años.