Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El hospital de La Paz implementa RV para ayudar a los pacientes pediátricos

  • Software y Apps

Realidad_Extendida

Con este proyecto el hospital de La Paz será el primero en utilizar la realidad virtual en procesos tan delicados como el trasplante hepático en pacientes pediátricos. El objetivo es mejorar la calidad de vida y el bienestar de los pacientes y sus familias, proporcionándoles ayuda para adaptarse a los entornos controlados en los que se encontrarán los bebés durante el proceso.

España es uno de los líderes mundiales en trasplantes pediátricos y, concretamente, en el trasplante de hígado en bebés de menos de un año de edad y en niños de entre 1 y 7 años, que constituyen el 80% del total de estas operaciones. Este procedimiento, además de arriesgado, puede resultar traumático tanto para los pacientes como para sus familias, ya que la vida cambia radicalmente tras la intervención, y todo el proceso implica una serie de condicionantes que afectan negativamente a su estado psicoemocional.

Con el fin de ayudar en este complicado proceso, el hospital de La Paz ha lanzado un nuevo proyecto en el que emplearán la realidad virtual y aumentada para ayudar a los pacientes y a sus familias a adaptarse mejor al entorno hospitalario, a las condiciones de la intervención y al proceso posterior. Este proyecto, denominado Virtual Transplant Reality (VTR) es pionero a nivel mundial y ha sido desarrollado por profesionales españoles. Promovido por Erika Guijarro, psicóloga especializada en el trabajo con este tipo de pacientes y en el uso terapéutico de la Realidad Virtual, la iniciativa será desarrollada conjuntamente con un consorcio de entidades e instituciones como el Instituto de Investigación del Hospital de La Paz, IdiPAZ, la Asociación Española de Ayuda a Niños con Enfermedades Hepáticas y Trasplantados Hepáticos (HePA) y por el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital U-tad, que actuará como responsable tecnológico del proyecto.

Según dijo Erika Guijarro, “La realidad virtual se ha convertido en una gran aliada para los profesionales sanitarios y para todos aquellos que sufren algún tipo de patología, por la gran capacidad de inmersión y realismo que ofrece, cuestión si cabe más importante cuando hablamos de pacientes pediátricos (entre los 0 y los 18 años) donde se necesita más interacción con el entorno para conseguir mayores beneficios en el tratamiento al aumentar su motivación”.

El proyecto implica crear una plataforma tecnológica que incluirá y gestionará todas las experiencias de realidad virtual y aumentada que se emplearán en el tratamiento de los pacientes. Cada una de estas experiencias empleará técnicas de gamificación, narrativas e interactivas. Y se crearán entornos virtuales inmersivos adaptados a cada una de las problemáticas de los pacientes, para ayudarles a adaptarse mejor a cada situación particular, especialmente a los entornos aislados y controlados en los que deberán estar los enfermos durante el proceso. Todas estas experiencias virtuales se podrán ejecutar desde diferentes dispositivos, para que puedan usarse según las necesidades de cada paciente.

Todas estas ayudas se enfocarán especialmente en tres líneas de acción principales, que serán la prevención, la distracción y la concienciación. A nivel de prevención, se tratará de preparar a los pacientes para los diferentes escenarios en los que se verán inmersos a través de todo el proceso que conlleva el trasplante hepático, tratando de minimizar el impacto potencialmente traumático de las pruebas o las estancias en la UCI. Esto permitirá mejorar el estado de ánimo de los niños ante estas situaciones. La distracción consistirá en desarrollar terapias para desplazar la atención de los pacientes hacia otras cosas más allá de las pruebas y los procedimientos médicos.

Y, con la concienciación, pretenden que los pacientes y sus familias sean más conscientes y comprendan la importancia de seguir las pautas de tratamiento, cuidados, precauciones y prohibiciones impuestas por los médicos. El objetivo es que todo el proceso se lleve a cabo con éxito y que la calidad de vida de los pacientes mejore en el futuro. De esta forma pretenden combatir problemas como la pérdida de los trasplantes por dejar la medicación o por adoptar malas prácticas tras recuperar la aparente normalidad en sus vidas. Por ejemplo, iniciándose en el consumo de alcohol, uno de los factores de más riesgo, que puede resultar en un rechazo o en la degradación prematura del implante.

Esta iniciativa pionera se lanzará en el Hospital de La Paz, pero cabe esperar que otros hospitales y otras disciplinas médicas y hospitalarias encuentren una forma de aplicar tecnologías como la realidad virtual y aumentada para facilitar la vida a los enfermos de patologías graves, especialmente aquellas que implican un internamiento prolongado o un cambio de vida significativo.