Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La automatización de TI es clave para mantener las operaciones

  • Negocios

Tecnología_innovación

Esta es una idea que está cobrando peso en la industria tecnológica, y que las empresas digitalizadas están comenzando a comprender a la luz de la actual crisis causada por la pandemia. Las administraciones públicas, las empresas críticas y los sectores que quieren mantener su actividad en medio de esta parálisis económica están recurriendo cada vez más a la automatización de TI para mantenerse en funcionamiento con el personal mínimo.

A medida que la pandemia va propagándose la economía de los países más afectados se enfrenta a una parálisis mayor, con sectores que cesan casi completamente su actividad para mantener la seguridad de los ciudadanos. Pero hay sectores que no pueden parar su actividad, especialmente las administraciones públicas, la sanidad y ciertas áreas del comercio o las fianzas. Pero deben garantizar los máximos niveles de seguridad para las personas, para lo que se recurre a las nuevas tecnologías para habilitar el teletrabajo y la gestión remota de los servicios y las infraestructuras TI.

Esto lleva necesariamente a implementar sistemas automatizados que permitan mantener todo en funcionamiento con el mínimo personal posible, reduciendo a la el contacto interpersonal y, así, el riesgo de contagio. Todo ello está impulsando la adopción de tecnologías de automatización de TI en estos sectores, revelando el gran valor que pueden proporcionar en el futuro para que los países y su economía puedan capear temporales como el que se está viviendo a causa de la pandemia del COVID-19.

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

A pesar de que muchas voces se alzan en contra porque se teme la posible destrucción de puestos de trabajo por la automatización, otras afirman que la generalización de los sistemas automatizados no causará una destrucción de empleo, sino un proceso de reconversión laboral. En su opinión, el resultado será un entorno laboral más amable para el ser humano, que ya no tendrá que realizar tantas tareas tediosas y poco gratificantes, comparable a la transformación que en su día trajeron los ordenadores.

Ahora, muchas empresas quieten automatizar la gestión de sus redes de TI para tener más agilidad y fiabilidad en el mantenimiento de los servicios que presta. Además, estos sistemas son más capaces de abordar los desafíos de escala, complejidad y dinamismo de las modernas redes de TI de las organizaciones. Actualmente, la mayoría de organizaciones lleva a cabo la administración de sus redes de TI de forma manual, pero expertos como los de Cisco apuntan a que el cambio hacia la automatización se está acelerando rápidamente a causa de la pandemia.

Otro campo en el que la automatización está revolucionando la forma de hacer las cosas en las organizaciones es el de la ciberseguridad. Los riesgos cibernéticos están aumentando y los delincuentes aprovechan situaciones de debilidad como la crisis actual para incrementar sus ataques. Aquí, la automatización en la seguridad puede ayudar a liberar a los expertos en seguridad de las organizaciones de las tareas más rutinarias y que consumen mucho tiempo, por ejemplo en la detección. Esto permite al personal centrar su atención en las tareas más críticas que requieren la intervención humana, mejorando la seguridad cibernética en la organización.

En estos y otros campos la automatización se basa cada vez más en la inteligencia artificial, una tecnología que está revolucionando completamente la forma en que las organizaciones interactúan con la tecnología para lograr sus objetivos. Gracias a la IA las organizaciones pueden mejorar la comprensión de los datos, acelerar la resolución de tareas rutinarias cada vez más complejas, la administración de recursos humanos y tecnológicos, la gestión de servicios digitales y de la propia infraestructura TI que hay detrás de sus capacidades digitales.

Hasta principios de año los expertos preveían que las estrategias de automatización se irían expandiendo a nuevas áreas a una velocidad razonable durante la próxima década. Ahora, a raíz de la gran crisis que está provocando el coronavirus, se anticipa una expansión mucho más rápida de la automatización a todos los niveles, tanto en las industrias que ya tenían pensado abordar este cambio como en otros sectores que sólo se han dado cuenta de los beneficios que aporta la automatización a raíz de la situación actual.